La vida más allá de Fender y Gibson (I)

Alberto Mazcuñán te trae la primera entrega de grandes marcas de guitarra que han sabido labrarse un futuro detrás de la hegemonía de las dos grandes.
Tom Petty

EFE/TANNEN MAURY/ARCHIVO

  • TANNEN MAURY
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

Hace tan solo unos meses, Gibson se declaraba en suspensión de pagos y con ello parecía que una época había terminado. Uno de los dos gigantes de la fabricación de guitarras había caído y las razones del por qué, empezaron a especularse.

Unos dicen que la durabilidad de las guitarras choca de frente con la renovación de nuevos guitarristas, ante el fenómeno de la electrónica y los nuevos sonidos digitales del nuevo milenio. Cada vez hay menos guitarristas y más dj's o productores de electrónica.

Otros afirman que el mercado de segunda mano esta más vivo que nunca y los guitarristas encuentran lo que buscan en los foros y comunidades de compraventa ante que recurrir al mercado de primera mano. También el mercado de guitarras "retro" esta de moda, en el que se buscan y ofrecen guitarras, amplificadores y pedales vintage de décadas anteriores para no emular digitalmente los sonidos de aquellas épocas, sino tenerlos nativos de primera mano.

Sin embargo, aunque todo lo anterior es cierto, no debería ser la única razón para acabar con pilar fundamental de la historia de la  guitarra eléctrica. Esta la encontramos en una estrategia comercial que "le ha salido rana" a la empresa de Kalamazoo cuando en 2014 compró la histórica empresa de electrónica Philips por algo más de 130 millones de dólares. Querían hacer de Gibson un concepto más amplio a través de auriculares, altavoces, electrónica de consumo y hasta productos para dj's. Este fue el comienzo del fin.

Hoy te hablaré de otras marcas que no son ni Gibson ni Fender pero que también han ganado su porcentaje de mercado, que solo en Estados Unidos es de más de dos millones y medio de guitarras al año.

Además de derivar y ampliar la oferta, estas marcas han conseguido crear su identidad ya sea a través de un estilo concreto, un guitarrista en particular o por la búsqueda incansable de mejoras que los grandes guitarristas buscan. Algunas ya estaban antes, otras vinieron después, lo único cierto es que la compra de una guitarra se ha vuelto algo emocionante a la vez que tedioso si quieres pagar el dinero justo por la guitarra ideal. Doy fe.

Estas son algunas de ellas:

  • GRESTCH

La primera que viene a mi mente es Grestch, una guitarra que ha creado su identidad a través del rockabilly y de grandes estandartes como Chet Atkins y Brian Setzer. Además de su sonido singular gracias a estructura de cuerpo hueco (hollow body en inglés) o semi-hueco, el uso de un delay corto han sido el grial del rock and roll, rockabilly y psychobilly en el sonido y la estética del "rocker" de los años cincuenta hasta ahora.

  • PRS

En segundo lugar, PRS, el nombre de esta prestigiosa marca de guitarras es la del acrónimo de su fundador Paul Reed Smith un tipo que comenzó a construir guitarras fue por la necesidad de implementar mejoras, mezclando las ventajas de Fender y Gibson en una sola guitarra. En la década de los setenta con sólo 19 años iba detrás de los músicos para que probasen una pastilla que había creado, y así fue como tuvo sus primeros encargos hasta que pudo construir sus primeras guitarras para artistas como Ted Nugent pero su suerte cambiaría poco después cuando, casualidades de la vida, una noche coincidió en una jam session con Carlos Santana que terminó siendo el abanderado de su guitarra desde entonces. Artistas tan dispares como Mark Knopfler y Marty Friedman han usado modelos PRS demostrando  la versatilidad de este tipo de guitarras.

  • RICKENBACKER

Para terminar esta primera entrega de la serie, comparto contigo una marca que ya estaba ahí, es una de las más famosas y con mayor trayectoria en la industria musical. Desde sus inicios innovó en las primeras guitarras eléctricas y sirvió de inspiración a muchos otros fabricantes. Fundada por un ingeniero eléctrico Suizo-Estadounidense Adolph Rickenbacker, que fue quien le dio su nombre.

Con un tono único y característico, fue uno de los  sonidos clave en el inicio del pop-rock y más aún en 1964 cuando lanzaron su obra maestra, una guitarra eléctrica de 12 cuerdas con un diseño de pala que hizo que alcanzaran más popularidad al poder  colocar las 12 clavijas en una pala de tamaño normal. Desde The Birds, hasta Tom Petty pasando por The Beatles, muchos grandes guitarristas han recurrido a su sonido único, punzante y dulce a la vez para acoplarlo a sus canciones.

RockFM