"Brown Eyed Girl": La canción de Van Morrison por la que no ve ni un céntimo

Parece que un mal acuerdo con su discográfica (Bang! Records) le llevó a Morrison a no cobar royalties por una de sus canciones más emblemáticas
"Brown Eyed Girl": La canción de Van Morrison por la que no ve ni un céntimo
Shutterstock
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Un 28 de marzo de 1967, y meses antes del 'Verano del Amor', Van Morrison entraba en el estudio de grabación para trabajar en una de sus canciones más emblemáticas (aunque de las que menos le gustan).

Aprovechando el tirón de la 'Invasión Británica', Van Morrison se recorrió parte de Estados Unidos con Them, y con bastante éxito. Sin embargo, en este momento entra en la historia un personaje importante: Bert Berns. No solo era uno de los grandes compositores del momento, sino que también se dedicaba a la producción. Berns vio en Van Morrison a un artista solista más que como parte de una banda. En esas que le propuso un contrato discográfico, y Morrison aceptó. El acuerdo implicaba la publicación de ocho canciones en la forma de cuatro singles. Una de esas canciones era "Brown Eyed Girl".

La canción funcionó muy bien en las listas en Estados Unidos, pero también fue el final de la relación con Bert Berns. Y es que el acuerdo que Morrison firmó (y que apenas leyó) le daba a Berns todo el poder sobre el material que había grabado. Y lo que iban a ser cuatro singles, terminaron conviriténdose en el primer disco en solitario de Morrison. De hecho, al parecer, Morrison se enteró de ello cuando un amigo le llamó y le comentó que acababa de comprar su disco: Van Morrison estalló, y se enfrentó a Berns. La relación se volvió imposible a partir de entonces. Bueno, tanto es así, que Bert Berns falleció de un fallo cardíaco a los 38 años de edad. Su viuda decía que fue la tensión que vivió su marido con Morrison, la causante de aquel ataque al corazón.

Van Morrison no considera 'Blowin' Your Mind' como su primer disco, y ha llegado a declarar que tiene 300 canciones mejores que "Brown Eyed Girl". Afortunadamente para Morrison, Warner Brothers se interesó en ficharle. Sin embargo, la concidición que puso Bang! Records para liberarle fue grabar en torno a 30 canciones para ellos. De modo que Morrion accedió, y entró en el estudio de grabación para trabajar en las 30 peores canciones que pudo imaginar en ese momento. Tan fue así, que ese material no fuie publicado.

Y aunque "Brown Eyed Girl" no sea de las favoritas de Morrison, también es una de las más pinchadas en las radios de todo el mundo. Sin embargo, ese contrato pésimo que firmó Morrison también le privó de cobrar derechos de autor de la misma.




RockFM