Electric Ladyland: una obra maestra que le costó a Hendrix un mánager y una banda

Sesiones de grabación interminables, compañeros de fiesta en las salas de control y mucha experimentación fueron algunos de los elementos del disco
JIMI HENDRIX ELECTRIC
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Apenas un mes después de que The Jimi Hendrix Experience publicaran el disco 'Axis: Bold as Love', la banda volvió en entrar en el estudio de grabación para trabajar en lo que terminaría siendo 'Electric Ladyland'; un disco que consagraría a la banda como una de las grandes de la historia... Aunque el precio a pagar fue alto.

Las primeras sesiones de grabación de lo que vendría a ser 'Electric Ladyland' tuvieron lugar en los días libres que tenía la banda entre los conciertos de presentación de 'Axis: Bols as Love' y los compromisos de promoción del disco. Un álbum que comenzó a grabarse en los estudios Olympic de Londres, pero que terminaría encontrando en la ciudad de Nueva York se cuartel general; concretamente en los estudios Record Plant, que contaban con una tecnología muy moderna en la época (1967/68) y que hechizaron a Jimi Hendrix por completo. El guitarrista se sentía en su salsa en aquellos estudios, especialmente en un momento de su carrera en la que sentía la necesidad de explorar, investigar y mirar hacia el futuro. Y este punto es relevante en la historia de 'Electric Ladyland', ya que por un lado nos dejó un disco que a día de hoy sigue resultando fuente de inspiración y, por otro, fue uno de los motivos por los que el mánager Chas Chandler y la banda decidieran abandonar a Hendrix un año después (26 de julio, 1969).

Cuando Jimi se instaló en Nueva York era habitual que saliera a conquistar el mundo de la noche, ávido de experiencias y de conocer gente nueva. Tanto es así que era habitual que muchas de esas noches de fiesta acabaran en el estudio de grabación improvisando sesiones con músicos que había conocido esa noche. También era habitual que la sala de control estuviera abarrotada de desconocidos, y que Mitch Mitchell o Noel Redding tuvieran que pedir permiso para sentarse en la mesa de control para repasar lo que se estuviera grabando en ese momento. Tampoco parece que ayudara mucho el perfeccionismo con el que trabajaba Hendrix en ese momento, el cual le llevaba a estar, por ejemplo, con la sección rítmica de una canción durante días. De hecho, el bajista Noel Redding recuerda que tenía la sensación de que no ocurría nada durante días, o si ocurría algo, resultaba imperceptible para él.

En todo caso, en el aspecto musical cabe resaltar que Hendrix ejercía por primera vez como productor; lo cual le llevó a dsifrutar de pleno control creativo del proceso. Eso, unido a la teconología que le permitían los Record Plant Studios, y el trabajo de ingenieros como Eddie Kramer (The Rolling Stones, The Kinks, Santana o Led Zeppelin entre otros) supuso que 'Electric Ladyland' supusiera toda una revolución en 1968.




RockFM