"My Generation", un auténtico himno generacional que sigue rezumando rabia 56 años después

Dijeron de esta canción que fue capaz de encapsular la rabia y el descontento de una generación, aunque la idea era que fuera un blues
The Who
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Un 13 de octubre de 1965, The Who entraron en el estudio para grabar la que sería una de sus canciones insignias: "My Generation". Todos los miembros de la banda tenían entre 20 y 23 años en ese momento y su compositor, Pete Townshend, la escribió pensando en expresar lo solo que sentía en el mundo. De hecho, el paso del tiempo aterraba a Townshend a tal punto que, en alguna ocasión, compartió que pensaba morir cuando llegara a la edad de 30 años.

En un principio, Townshend concibió la canción para que fuera un blues al estilo de lo que tocaban algunos de sus referentes, como John Lee Hooker. De hecho, el ocasiones se ha comentado que ese tartamudeo con el que comienza el cantante Roger Daltrey ("Why don't you all ffff... fade away") podía estar inspirado en el estilo de Hooker. Sin embargo, el productor Shel Talmy suele insistir en que se debió a un afortunado accidente. Por cierto, la BBC prohibió la canción durante un tiempo por considerar ofensivo el tartamudeo de Daltrey.

Sea como fuere, la canción fue adquiriendo un mayor tempo con el que reflejar toda esa angustia y frustración, que es canalizada en forma de electricidad a través de la canción. Y un detalle peculiar de "My Genetion" es que el bajista John Entwislte incluyó uno de los primeros solos de bajo de la historia. De hecho, es curioso porque cuando el grupo aparecía tocando la canción en televisión, las cámaras solían enfocar a la gutiarra en el momento del solo y los dedos de Townshend no se movían (lógicamente) acorde a lo que sonaba.

Hoy, "My Generation" es un clásico que 56 años después sigue sonando fresca y con toda la potencia (y rabia) con la que fue grabada; y menos mal, porque casi no se grabó. Menos mal que andaba por ahí uno de los mánagers del grupo, Chris Stamp, que escuchó una de esas versiones bluseras de la canción y sugirió que esa pieza debía ser grabada. Bueno, tan importante debió ser su aportación que el propio Townshend se quedó extrañado por la sugerencia, ya que no tenían en mente hacer nada con ella.







RockFM