"Hello darkness, my old friend": la historia detrás del clásico de Simon and Garfunkel

El dúo de músicos entraron a grabar la canción un 10 de marzo de 1964, pero hoy recordamos a Sandy Greensberg como gran protagonista de la historia
Miami,,Fl,,Usa:,March,7,,2021:,Folk,Rock,Singers,,Simon
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Un 10 de marzo de 1964, Paul Simon y Art Garfunkel entraron en el estudio para grabar una de las canciones más emblemáticas del dúo: "The Sound of Silence". Una canción , por cierto, que bien pudo haberla grabada otro artista; porque cuando Paul Simon escribió la letra, se encontraba trabajando para una editorial en la que vendían canciones a artistas o discográficas. La cosa es que esta canción la tenía Paul Simon escrita para esta editorial, pero parece que una desavenencia con sus jefes hizo que Simon terminara marchándose con ella.

Pero lo realmente curioso de la canción es la historia que vive paralela a ella, y que está muy vinculada a las imágenes que construye Simon. De todas ellas, nos quedaremos con "Hello darkness my old friend. I've come to talk to you again" (Hola oscuridad, mi vieja amiga. He venido para charlar contigo otra vez). Pero esta parte de la historia no está relacionada con Paul Simon, sino con Art Garfunkel y su buen amigo Sanford "Sandy" Greensberg. Ambos se conocieron estudiando en la Universidad de Columbia (Nueva York), donde fueron compañeros de cuarto en la residencia de estudiantes. En este sentido, y volviendo a la canción, lo realmente llamativo fue que Greensberg perdió la visión a causa de un glaucoma: un día, en medio de un partido de béisbol, empezó a ver borroso, le costaba concentrarse y paulatinamente terminó por quedarse ciego.

Desde aquel momento, Sandy recuerda cómo su buen amigo Arthur (Garfunkel) estuvo a su lado en todo momento, echándole una mano en su nueva forma de desenvolverse en el mundo. Una de las cosas, por ejemplo, que hacía Garfunkel era leerle libros, acompañarle a clase o rellenar con él documentación de la universidad. Y es que ambos hicieron un pacto cuando se conocieron, por el que estarían siempre para el otro en cualquier crisis. De hecho, fue Granfunkel quien convenció a su amigo para que volviera a la universidad, mientras Greensberg estaba en su casa con depresión.

Y con respecto a la canción, aún más directamente relacionado, hay que destacar que Garfunkel solía referirse a sí mismo cono "oscuridad", cada vez que venía a leerle algún libro o a acompañarle a algún sitio. Al parecer, esta historia la compartió Grafunkel con su compañero Paul Simon, siriviendo (en parte) de inspiración para la canción.

Por cierto, cuando Art Garfunkel decidió dejar la universidad para apostar por la música, le comentó a Sandy que le faltaban unos 400 dólares para empezar con su carrera. ¿Qué hizo su amigo? Sacó de su cuenta todo el dinero que tenía: 404 dólares.

La historia fue publicada en el libro de memorias que escribió Greensberg: 'Hello Darkess, my old friend'.




RockFM