The Police, un médico apasionado por la música y un presupuesto ínfimo dieron lugar a un debut épico

Recordamos cómo la banda británica grabó 'Outlandos d'Amour', publicado un 2 de noviembre de 1978
THE POLICE 1978
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

En 1977, The Police ya estaba compuesto por el trío de músicos que pasaría a la historia: Sting, Stewart Copeland y Andy Summers. Un combo poco habitual para le época, ya que no eran habituales los tríos en el punk rock imperante en esos años, y en el rock progresivo o sinfónico (también de moda en aquellos años) optaba por combos más numerosos. Sin embargo, estos tres músicos era capaces de hacer vibrar desde un pequeño local, hasta lo grandes recintos en los que acabarían su carrera. Pero, como es lógico, el triunfo de la banda fue progresivo.

Es cierto que Sting y Copeland ya habían grabado algo juntos, y Summers por su cuenta, también. Pero cuando el trío comenzó a grabar su disco debut, la banda contaba con unos recursos más bien escasos, por no decir paupérrimos. Se cuenta que el presupuesto con el que contó The Police fue de unas 1.500 libras, aportadas por Miles Copeland, mánager del grupo y hermano del batería del grupo. Para el estudio de grabación, The Police optaron por uno situado en el piso superior de una granja de lácteos: Surrey Sound (Inglaterra). Según recuerda Sting, el estudio corría a cargo de Nigel Gray, un médico entusiasta de la música, quien junto a su hermano Chris Gray (ingeniero) se ocuparon de grabar el disco. Y fua tal la importancia de Nigel Gray en el proceso (de hecho grabaría lso tres primeros discos de la banda) que cuando falleció, Sting compartió en sus redes sociales que sin él nada de lo que hicieron hubiera sido posible.

Y para hacernos una idea de los medios de que disponían, la banda recuerda cómo se hacían con cintas viejas (ya grabadas) que tenía Miles Copeland en su garage, para grabar encima sus propias canciones.

La banda grababa por la noche, cuando el estudio quedaba libre. Después, tocaba volver a casa al amanecer, dormir un rato y seguir trabajando en las canciones hasta la siguiente sesión de grabación, nuevamente por la noche. Así se pasaron unos seis meses, grabando cuando había huecos en el estudio. Entre tanto, Miles Copeland escuchaba sin demasiado entusiasmo lo que su hermano y el resto de la banda iban grabando. Pero hubo un momento clave en todo este proceso: "Roxanne". Cuando Miles Copeland escuchó esta canción se alegró de verdad. Fue entonces cuando vio un single potencial y, con él, la posibilidad de un contrato discográfico. Copeland llevó la canción a A&M Records y consiguió que lo publicaran. Si bien es cierto que no consiguió una gran promoción por parte de la BBC, sí animó a la discográfica q a publicar un segundo single: "Can't Stand Losing You". Y entonces sí empezó a ocurrir la magia. La discográfica ofreció a The Police un contrato para publicar el disco completo: 'Otulandos d'Amour'.

En aquel debut la banda ya incluía algunas de las grandes canciones de su carrera musical: a las dos citadas se unía otra como "So Lonely". El disco fue un triunfo musical, consiguiendo fusionar el punk, el rock o el reagge, alcanzando así a un público diverso y, también, desmarcarse de los sonidos imperantes la época.




RockFM