Monterey Pop Festival: el primer gran festival del rock

En 1967, y antes de Woodstock (1969) llegó el festival que dio el pistoletazo de salida al 'Verano del amor'
MONTEREY POP FESTIVAL JANIS JOPLIN
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

El productor Lou Adler y el músico John Phillips fueron los grandes promotores del que muchos consideran el primer gran festival de rock de la historia. Antes de que montaran el Monterey Pop Festival, Adler produjo a John Philips, junto al resto de The Mamas and The Papas, en algunas de las grandes canciones de la banda. Y ya para cuando se pusieron manos a la obra con el festival, volvieron a trabajar en una canción que sirviera para promocionarlo. Fruto de aquello fue la canción "San Franciso (Be sure to wear flowers in your hair)", que intepretó Scott McKenzie, y que terminó convirtiéndose en un himno del movimiento hippie.

El festival se celebró entre los días 16 y 18 de junio, de 1967, en Monterey (California); y contó, entreo otros, con Ravi Shankar, Janis Joplin, The Who, Jimi Hendrix y Otis Redding. El festival no solo fue el precursor de lo que sería un par de años después el Woodstock, sino que supuso un impulso en la carrera de varios de los artistas que participaron en él. Por ejemplo, en el caso de Janis (quien actuó como parte de Big Brother and the Holding Company) fue la oportunidad de firmar con Columbia Records el contrato que le permitió arrancar una carrera en solitario. Por otro lado, Jimi Hendrix era bien conocido en Inglaterra pero no en su país; y Monterrey supuso un escaparate perfecto para que se corriera la voz de las fantasías de las que aquel guitarrista era capaz. De hecho ya contó con dos padrinos de excepción para Montery: por un lado, Paul McCartney convenció a la promotora del festival para que Hendrix fuera incluido en el cartel y, por otro, el guitarrista de The Rolling Stones, Brian Jones, le presentó ante el público.

Monterey Pop Festival fue pionero en varios aspectos, y un ejemplo para otros futuros festivales. Fueron los primeros en incluir una sala en la que los artistas podían juntarse y comer y beber (champán, langosta y viandas por el estilo). También cuidaron al público vendiendo las entradas a unos precios razonables, incluso más baratos si solo se adquirían para las actuaciones de la tarde (entre 5 y 6.5 dólares).

Este festival dio para mucho pero, entre otras cosas, una de ellas fue la de terminar de dar el pistoletazo de salida al 'Verano del amor', que tuvo su epicentro en San Francisco, y supuso la toma de fuerza de la contracultura en Estados Unidos.








RockFM