Paul Rothchild, el productor que lanzó la carrera de The Doors... Hasta que se cansó de ellos

Hijo de una cantante de ópera, Rothchild estudió dirección de música clasica y terminó siendo uno de los grandes productores del rock
Paul Rothchild, el productor que lanzó la carrera de The Doors... Hasta que se cansó de ellos
Las,Vegas,nv,usa,-,31,Oct,2014,:,Music,Memories,Behind,The
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Paul A. Rothchild nacía un 18 de abril de 1935 en Brooklyn (Nueva York), y sería en la costa este donde comenzó su carrera musical. Y es que la música le venía de familia, siendo su madre una cantante de ópera profesional y decidiendo él mismo estudiar dirección de música clásica. Sin embargo, su carrera fue derivando hacia sonidos distintos. De hecho, antes de acabar labrándose un nombre en el rock and roll, Rothchild comenzó su carrera produciendo bandas de folk en Boston. Pero el punto de inlfexión llegó cuando se mudó a Los Angeles a mediados de los 60. Fue ahí donde fichó por Elektra Records y donde trabajó, por ejemplo, produciendo el disco 'East-Wes't, el segundo de Paul Butterfield; y que contó con la participación del guitarrista Mike Bloomfield, uno de esos virtuosos que, quizás, no ha recibido la atención mainstream que merece. En todo caso, Rothchild trabajó en aquel disco que, a día de hoy, se considera un álbum de culto, uno de esos que revolucionó el rock and roll a mediados de los 60.

Sin embargo fue otro encargo de Elektra Records la que elevó a Rothchild a una categoría nueva de prodcutor. La discográfica le pidió que trabajara con una banda muy joven que recién habían fichado: The Doors. La banda estaba arrasando en Sunset Boulevard, pero ahora tocaba con hacer un nombre en más allá de Los Angeles. Rothchild comenzó a pruducir al grupo en un debut que termiaría siendo rompedor, y en el que sentía la necesidad de poder trasladar la fuerza que tenía el grupo en directo al estudio de grabación. Y así, durante años colaboró con la banda produciendo los cinco primeros discos de la banda. Parecía que se había creado una buena relación de trabajo, pero para cuando empezaron a trabajar en 'L.A. Woman', Rothchild acabó harto de la falta de seriedad del grupo: particularmente el comportamiento errático de Jim Morrison, quien no solía aparecer a tiempo a los ensayos, o no aparecía en absoluto.

Ahora bien, cuando decidió abandonar la producción con The Doors, apareció otra gran oportunidad: trabajar con Janis Joplin en su segundo disco en solitario ('Pearl'). De Janis decía Rothchild que era el sueño de cualquier prodcutor, porque era fácil trabajar con ella y se mostraba receptiva a nuevas ideas. Lo triste de aquello es que Janis no temrinó de grabar el disco porque falleció de una sobredosis en pleno proceso. Aún así, hubo material suficiente para publicar el disco a título póstuni, incluyendo la última pista de voz que grabó Joplin, "Mercedes Benz".








RockFM