Peter Grant, el mánager de Led Zeppelin que empezó en la lucha libre

Dicen que consiguió firmar un acuerdo de cinco años con Atlantic Records sin que la compañía viera o escuchara nada de Led Zeppelin
Peter Grant, el mánager de Led Zeppelin, que empezó como luchador y especialista en cine
Uniondale,,Ny,/,Usa,-,February,13,,1975:,Robert,Plant
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Un 5 de abril de 1935 nacía Peter Grant (Shouth Norwood, Inglaterra), uno de los mánagers más exitosos (y temidos) de la historia de la música. Estamos ante la figura de un tipo que siempre se sintió atraído por el mundo del espectáculo; y aunque sus primeros trabajos poco tenían que ver con ello, terminaría metiendo un pie en él... Y convirtiéndose en uno de los hombres más poderosos del negocio.

Siendo un joven de unos 20 años, Peter Grant comenzó su andadura en el show business como profesional de la lucha libre, donde podía poner a trabajar su envergadura (1,96cm), así como sus ganas de actuar. De hecho, de ahí pasó al mundo del cine, donde tuvo la oportunidad de participar en varias películas. Sin embargo, su carrera terminaría por orientarse a la música. En este campo, comenzó como tour manager en el Reino Unido de artistas como Gene Vincent, Bo Diddley o Chuck Berry entre otros, durante sus giras por allí. Sin embargo, su momento vino al convertirse en el mánager de The Yardbirds. Fue allí donde conoció al artista que la cambiaría la vida: el guitarrista Jimmy Page.

Por aquel entonces (1968), The Yardbirds se disolvieron, tomando Page las riendas de la banda con nuevos miembros y el derecho a usar el nombre 'The New Yardbirds' de forma tempora. Aquellos nuevos compañeros fueron Robert Plant, John Paul Jones y John Bonham. Cuando expiró el acuerdo, hubo que buscar un nuevo nombre: Led Zeppelin, y Peter Grant sería el mánager. Un hombre que cambió las reglas del juego de la industria musical, sobre todo, creyendo ciegamente en su banda. De esta manera, por ejemplo, se dio cuenta de que era mucho más potente manterner un aura de misterio en torno a la banda, en lugar de exponerles constantemente en los medios. De esta manera, Led Zeppelin no publicaban singles, sino que se centraban en todo el disco, y no aparecían en televisión (muy pocos programas tuvieron a Led Zeppelina actuando en sus platós). Así, si querías saber de qué iba Led Zeppelin, o bien ibas a un concierto o comprabas el disco.

Peter Grant confiaba en el boca a boca, y en su banda. De hecho, cuando tocó expandir sus horizontes a Estados Unidos (donde Grant percibió que estaba el dinero a lo grande), dice la historia que fue capaz de persuadir a los directivos de Atlantic Records para que firmaran a Led Zeppelin por cinco años, sin escuchar a la banda ni haberles visto en persona. Otro aspecto revolucionario fue la visión que tenía Grant de eliminar intermediarios entre el dinero y el grupo (de hecho, el acuerdo era repartir todos los beneficios entre cinco: banda y mánager). De esta manera, Grant se aseguró de que la banda se llevara todo el dinero posible de la venta de entradas y merchandising. Tal era su obesión con esto, que en cada concierto del grupo, Grant comprobaba si había alguien en el público grabando el concierto. Incluso, dicen, que se pasaba por las tiendas de discos en busca de copias de discos piratas del grupo.

Peter Grant consiguió ser uno de los hombres más influeyentes de la industria, y llevar a Led Zeppelin a cotas nunca antes vistas en una banda de rock duro (sobre todo en términos de marketing, financieros y mito). Aún así, cuando falleció John Bonham (batería), en plena preparación de una nueva gira, Peter Grant entró en una profunda depresión, que le llevó a una espiral de decadencia y drogas. La banda anunció su separación, y el sueño de Peter Grant se desvaneció... Aunque el legado permanece.




RockFM