Cara B: No sabemos ni cuándo, ni cómo, pero volveremos

Diego Cardeña nos trae una nueva edición de su columna, reflexionando sobre los cambios que la sociedad española debería hacer en la "nueva normalidad"
Cara B: No sabemos ni cuándo, ni cómo, pero volveremos

 

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 3’

Si eres músico, estoy convencido de que te incomoda bastante leer o escuchar a algunos periodistas musicales, que nunca han pisado un escenario como artistas (pinchar música tiene su arte, pero no es lo mismo), hablar sobre lo que siente un músico frente al público o cómo componer tu música, etc. Músicos o rockstars frustrados, que pagan contigo el no haber alcanzado sus sueños, aunque intenten (mal) vivir como leyendas de la música. 

En RockFM por ejemplo, únicamente somos tres, de la casi veintena de trabajadores, los que tenemos proyectos musicales serios. Y de los tres, únicamente Alberto G. Mazcuñán (presentador y productor), es el que realmente podría vivir a día de hoy exclusivamente de la música con sus bodas, bautizos y comuniones. Los otros dos, Jorge Vileilla (jefe de producto) y servidor de ustedes, tenemos bandas que consiguen entrar en festivales importantes y tener su pequeña legión de seguidores. Pero ni de coña, podemos vivir de ello a día de hoy. Como, por otra parte, casi todos los músicos de rock o metal, incluso famosos, en España. Y lógicamente, con el paso de la “antigua normalidad” a la “nueva normalidad”, asaltan cientos de dudas a los músicos, promotores, técnicos, y ese largo etcétera de profesionales, que realmente comen o viven de la música en directo.
 


A riesgo de parecer un absurdo gurú que aporta claves y medidas para una rápida recuperación de un sector, que siempre he conocido en “crisis”. Creo que deberíamos empezar por fijarnos y apoyar a las pequeñas salas, limitados promotores y nuevas bandas, antes que, en promotores, recintos o artistas, que, si bien es cierto que notarán un bache considerable, dudo yo que desaparezcan. Otra cosa son los empleos de los que trabajan para ellos, así como sus condiciones laborales. Dicho lo cual y recordando el espíritu rebelde del rock, te animo a que en vez de devolver tu entrada del evento o festival al que ibas a ir este verano, recuperar tu dinero y comprarte una bici, pienses si podrías reinvertir ese dinero con el que ya no contabas, en eventos locales, de bandas locales y promotores locales

Al igual que desde hace un tiempo se reivindica en los medios generalistas el apoyo a los pequeños comercios, la economía de barrio, etc. Creo que tenemos que apoyar, pero de verdad, a la cultura local. Y sí, seguro que ya tienes el discurso preparado de “pues en RockFM…”, bla, bla, bla. Que sí tocino, que ya te hemos escuchado, y tienes programas como el Motel de Rodri o espacios como las entrevistas y podcasts de RockFM.fm, a los que casualmente, no sacas brillo. Bueno pues tú, adalid de las bandas españolas noveles, es ahora cuando tienes que dar el callo. Tú que generas un beligerante discurso sobre cómo deberíamos programar nuestra parrilla, porque con más de un millón de oyentes nos va fatal, tú que eres el que destinas tus ahorros, a regañadientes, en ver por enésima vez a tus iconos musicales, tú eres el que a finales de año y de 2021 en adelante, deberías destinarlo al producto nacional. Pero como seguramente seas otro hipócrita más de la escena rock y metal del país, no lo harás. Pero te seguirás quejando en las redes sociales del precio de las entradas para ver a los de siempre, al igual que escuchas, a los de siempre. Y por supuesto, clamarás sin tener la menor idea de cómo funciona la industria musical en España, ni las decisiones que llevan a pinchar una canción u otra en la radio, y ya ni te cuento la ignorancia que demostrarás cuando hables de derechos y de la S.G.A.E.
 


Aunque te cueste creerlo, tus ídolos musicales también tuvieron una etapa en la que nadie iba a verlos en directo, soñaban con llenar estadios y grabar un disco, era una meta inalcanzable. Pues bien, ten por seguro que esas estrellas del rock no van a morir con esta nueva crisis del sector. Otra cosa es que les rente a los promotores seguir contratándolos por su caché actual, o que a los propios artistas les valga la pena moverse de casa por lo que les van a ofrecer por tocar. Pero a los que sí les va a arrear bien la crisis del directo, y ya lo está haciendo, es a los promotores medianos y pequeños, que se juegan su dinero (no de sus accionistas) en cada producción, así como los profesionales que trabajan alrededor de dicho sector. Grupos musicales que no podrán rentabilizar el desmedido alquiler de una sala (que no te deja llevarte ni un céntimo de las consumiciones), la promoción del show, etc., con el precio al que tendrán que poner la entrada para que venga alguien a verlos.

Así que ahora, tú que abogas por las nuevas bandas españolas, tienes ese momento soñado de convertirte en el salvador de las mismas, dejar tu huella en la leyenda del rock nacional y marcar en rojo el año en el que conseguiste cambiar el curso de la historia. Porque créeme, a las bandas pequeñas, cuando se nos permita volver a pisar decentemente un escenario (sin pedir ayudas ministeriales) y nos salgan las cuentas, nos dejaremos la piel en ofrecer un show para el recuerdo, ya que puede ser el último que tengamos. 

El movimiento se demuestra andando. ¡Adelante esos runners!

Espero que tanto tú, como los tuyos estéis bien.

D. Diego Cardeña
@DiegoCardenaFM

 

RockFM