Cinco artistas que lo perdieron todo

Recordamos cómo algunas de las figuras más importantes de la música, tuvieron que declararse en bancarrota
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 5’

No es fácil llegar a ganarse la vida con la música, pero aún más complicado es conseguir llegar a ganar millones de euros, o dólares, con ella. Si a ello le sumamos la juventud y la falta de escrúpulos de aquellos que, de repente, aparecen alrededor para asesorar y ayudar, tenemos la combinación perfecta para dilapidar una fortuna en cuestión de meses. Los sueños y trabajo de toda una vida, se esfuman, y a veces, es demasiado tarde para volver a levantar el vuelo. Así las cosas, te traigo algunos de los casos más sonados de la historia de la música.


Willie Nelson

El tejano e icono del country, es una de las grandes leyendas vivas de la música norteamericana. Figura principal del outlaw country junto a Jennings y Kristofferson, que, desde inicios de los años setenta hacia frente al estilo purista de Nashville, es uno de los músicos que más ha participado en el cine, además de escribir varios libros y ser un fiel defensor y activista por la legalización de la marihuana. Genio y figura, hecho a sí mismo, el de Abbott, que va camino de los 89 años, tuvo que reponerse de uno de los momentos más desagradables de su carrera, cuando el que fuese su contable, había eludido el pago de impuestos, durante varios años, en la década de los ochenta. El hecho, motivó la denuncia del IRS, digamos que el Ministerio de Hacienda de aquí, la cual ascendía a los 20 millones de dólares. Nelson, rápidamente contrató al abogado Jay Goldberg para que negociase una rebaja de la deuda. Tras duras negociaciones, consiguieron rebajarlo a seis millones de dólares, pero Nelson tampoco pagó. Lo que llevó al fisco estadounidense a requisarle propiedades, incluyendo instrumentos y colecciones de música. Para poder pagar el resto de la deuda, Willie Nelson grabó y editó el álbum 'The IRS Tapes: Who'll Buy My Memories?', que consiguió vender más de tres millones de copias y saldó la deuda. Tres décadas después, Nelson sigue editando discos. De hecho, el año pasado lanzó 'The Willie Nelson Family', su septuagésimo segundo álbum.


Marvin Gaye

Tras la maravillosa voz de Marvin Gaye, se escondía una vida repleta de momentos difíciles. Desde el acoso escolar, hasta ver cómo se le escapaba la vida a su inseparable Tammi Terrell, adicciones, así como vivir, en aquel momento, uno de los divorcios más costosos de la historia de la música. El lado oscuro, la cara b de Gaye, estaba copada de excesos y demasiada pasión por los coches, algo que, sumado a la falta de éxito en comparación a los años anteriores y una separación con pensión alimenticia, llevó a Gaye a caer en la bancarrota. En 1977, un juez le ordenó pagar 600.000 dólares a su ex esposa, algo que pudo ir cumpliendo gracias a las regalías, o royalties, de sus discos, hasta que el 1 de abril de 1984, un día antes de su cuadragésimo quinto cumpleaños, su padre acabó con su vida de un disparo, tras una acalorada discusión a causa de sus adicciones. En el momento de su fallecimiento, aún debía más de 300.000 dólares a su ex mujer, Anna Gordy Gaye.


Meat Loaf

El pasado 20 de enero, perdimos a Michael Lee Aday, más conocido como Meat Loaf. Un artista que, aunque no tuvo el reconocimiento en nuestro país, que sí procesamos a otros, fue sin duda, uno de los grandes nombres del rock del siglo XX. Más de ochenta millones de copias vendidas de todos sus discos y una media de venta de 200.000 copias anuales de 'Bat Out Of Hell', hicieron que el tejano ganase varios millones de dólares a lo largo de su carrera. Pues bien, todo ello se supo en la segunda mitad de los años noventa, porque la que fuese su discográfica, CBS, no le reportaba la cifra real de sus ventas. Algo que sospechaba Meat Loaf y por la que demandó a CBS por varios millones de dólares, y a su vez, el sello hizo lo propio por mucho más dinero, hasta que el cantante no pudo hacer más que declararse en quiebra total para evitar más demandas. Perdió su casa, los derechos sobre sus discos, pero finalmente, gracias a la tecnología, pudo demostrar, en la década de los noventa, que su sello le estuvo ocultando ventas y a su vez, ingresos, los cuales fue recuperando a partir de 1997.


Jerry Lee Lewis

"The Killer", así es como se conoce a uno de los grandes protagonistas, y único superviviente, de la edad dorada del rock and roll. Pionero de uno de los sonidos más maravillosos que ha dado la historia de la música, ha dejado auténticos himnos como "Great Balls Of Fire" o "Whole Lotta Shakin' Goin' On". Piezas básicas de la cultura del rock que le pudieron servir para encauzar una vida cómoda económicamente hablando, pero que, sin embargo, no ha sido así. Y es que Jerry Lee Lewis, siempre ha estado con problemas de liquidez, deudas y cómo no, con Hacienda siguiéndole de cerca desde que, a finales de la década de los setenta, el fisco le reclamase casi trescientos mil dólares. Lewis explicó que no podía hacer frente a la deuda y terminaron por embargarle más de cincuenta piezas de su patrimonio musical. Poco más tarde, fue acusado de evadir impuestos y se libró de la cárcel por poco, para que a los meses Hacienda se llevase de su casa, desde un toro mecánico a una moto de agua. Casi en la década de los noventa, su deuda con el fisco ascendía a dos millones de dólares, además de ser denunciado por hospitales, abogados y hoteles por impagos. ¿Qué hizo? Declararse en bancarrota y largarse a Irlanda a vivir en una casa alquilada. En 1997, tras arreglar todos sus problemas de impuestos, regresó a Estados Unidos.



Mick Fleetwood

El cofundador, líder y baterista de Fleetwood Mac es, sin duda, uno de los músicos más respetados de la historia de la música. En parte, por uno de los mejores discos que se ha editado, 'Rumours'. Una auténtica joya musical que ha marcado el camino a infinidad de músicos, así como la vida de millones de amantes del rock. Pues bien, aquel trabajo dejó clara la importancia de ser compositor o autor y no simplemente instrumentista o personal de la grabación. Y es que Mick Fleetwood únicamente está acreditado como autor, junto a toda la banda, en "The Chain". En las otras diez canciones del álbum, únicamente aparece como baterista, pero no como compositor o autor, lo que hizo que no ganase, ni de cerca, las regalías que sí se llevaron sus compañeros. Igualmente, le dio para ganar bastante dinero con las giras y resto de discos, pero lo lapidó en coches, casas imposibles de mantener, inversiones mal gestionadas y vicios. Lo que le llevó a comentar en una entrevista de hace algunos años, "no sé cuántas veces me he declarado ya en bancarrota".

Como puedes ver, los músicos, al igual que el resto de mortales, cometen errores, se confían y en muchas ocasiones, son mal asesorados por aquellos que se aprovechan de su juventud y rápido ascenso al éxito. Si tú también recuerdas algún caso, a ser posible con final feliz, tienes vía libre para comentarlo en nuestras redes sociales. ¡Feliz semana!


RockFM