La desconocida y accidentada historia de “Land of a Thousand Dances” de Wilson Picket

En El Pirata y su Banda hemos celebrado el Día Mundial de la Danza moviendo las caderas como Elvis a ritmo de la Tierra de las Mil Danzas

audio

El Pirata y su Banda_Resumen_29/04/2021

Pulsa para reproducir el audio

  • Lucía Campo

Tiempo de lectura: 2’

Allá por el año 1966, los aficionados al R&B y al Rock and Roll empezaron a disfrutar del ya inmortal single de Wilson Picket “Land of 1 000 Dances”. Fue ese año cuando este temón entró en las listas de música. Pero ojo, ¡que es una versión! Aunque hay que reconocer que, aunque sea una versión, ha pasado a ser la definitiva, la más escuchada y de las más bailadas. Por eso tenemos que celebrar esta canción en el Día Mundial de la Danza. Lo más curioso de este tema es que tiene una curiosa y accidentada historia detrás porque la versión original del tema no incluía el famoso “naaa, nanananaaaa, nanananaaaa, nanana, nananaaaa, nanananaaaaaaaa”. La primera versión de “La Tierra de las Mil Danzas”, su compositor, fue Chris Kenner, artista de R&B de Nueva Orleans.

Chris Kenner


Cuando Kenner lanzó este clásico, allá por 1962, Fats Domino obtuvo el crédito de compositor aunque en realidad no tuvo nada que ver con la canción, ni la escribió ni aportó nada de nada. Kenner le ofreció el crédito y la mitad de los derechos de autor si grababa el tema. Domino lo hizo, pero su versión fracasó y la de Kenner acabó siendo un éxito mayor. Escucha aquí a Fats Domino cantando el tema y dime si te falta algo en la canción:



¡Claro! Falta el famoso “naaa, nanananaaaa, nanananaaaa, nanana, nananaaaa, nanananaaaaaaaa”. Ahora voy a ello y te cuento el por qué. La letra de este tema es en su mayoría una lista de bailes que eran populares en la época y aunque el título de la canción no aparece en la letra, Kenner se inspiró en una antigua canción espiritual que se cantaba en el sur de Estados Unidos llamada "Children Go Where I Send Thee".

En 1964, dos años después de que Kenner y Domino grabaran la canción, el grupo de rock mexicano-estadounidense de Los Ángeles, Cannibal And The Headhunters, la versionó. Su versión entró directamente al número 30 de las listas de música en Estados Unidos. Atención porque es aquí, en esta versión, donde aparece por primera vez el “naaa, nanananaaaa, nanananaaaa, nanana, nananaaaa, nanananaaaaaaaa”. ¿Cómo les dio por ahí a Cannibal And The Headhunters? ¡Porque el cantante del grupo, Frankie García, olvidó la letra! Fíjate lo que son las cosas, ¿eh? Un simple despiste con una improvisación que García se sacó de la manga, se convierte en uno de los tarareos más cantados del mundo. Pero no solo eso, consiguieron ser los teloneros de The Beatles durante su segunda gira americana, actuando en el mítico concierto del Shea Stadium en agosto de 1965.



A partir de ahí, la canción se hizo rápidamente muy popular entre los grupos que tocaban en los bares, solían cantar los "na na" en lugar de la letra. Fue entonces cuando Wilson Pickett puso sus manos y su poderosa laringe en la canción, en 1966. El single de Pickett entró en la lista de pop estadounidense en el número 76 y fue subiendo hasta el número 6. Después pasó una semana en el número 1 de R&B. ¡Goza esta actuación de Wilson Pickett porque no tiene desperdicio! ¡Qué maravilla!



La versión de Pickett se ha utilizado en varias películas como por ejemplo Forrest Gump (1994) o The Full Monty (1997). También ha sido muchos artistas los que han versionado esta canción como Tom Jones, Little Richard, Roy Orbison o Tina Turner.



RockFM