El día en que Brett Gurewitz (Bad Religion) supo que se iba a hacer rico gracias a Offspring

Los entresijos de la historia te la hemos contado en El Pirata y su Banda

podcast

El Pirata y su Banda_Resumen_03/02/2021

Pulsa para reproducir el podcast

  • Lucía Campo

Tiempo de lectura: 3’

¡Menuda mañana la de hoy! Ha habido, como todos los días, muchas risas y mucho Rock por supuesto. Hoy por ejemplo te hemos contado algunos secretillos como por ejemplo, las cosas que hacemos a veces para cabrear a los demás. Sayago tiene mucho malaje, como dirían en Andalucía, porque ha contado que va regalando los juguetes de su hija Luna, los que hacen ruido, a otros padres. ¡Venganza dice! Ya verás ya... ¡Porque todo vuelve! Como los demás padres hagan lo mismo que él los juguetes ruidosos acabarán volviendo a casa de Sayago. ¿Quieres saber qué hacemos El Pirata y yo, Lucía, para cabrear a la gente? ¡Dale al play, escucha el podcast que está un poquito más arriba y no te lo pierdas porque tiene guasa!

ctv-hiz-el-pirata-vinilos

Lo que también tiene guasa es la historia de la que nos hemos enterado esta mañana gracias al Pirata. La historio de cómo Bad Religion triunfó gracias a su propio sello discográfico y de cómo se forró también con su sello Offspring.

ctv-pff-offspring-smash-640x640

Brett Gurewitz, guitarrista de Bad Religion, decidió en los años 80 crear la discográfica Epitaph Records para poder así distribuir los discos de la banda. El nombre lo sacó Brett de la canción 'Epitaph' de King Crimson, aunque no hizo honor a su nombre porque no fue un epitafio de muerte sino de vida, ¡la de dinero que ha sacado y la de bandas que han lanzado discos con Epitaph!

ctv-5ml-epitaph

En 1988 Bad Religion lanzó y distribuyó su primer disco 'Suffer' con Epitaph Records pero hasta la llegada de los 90 no fue cuando la discográfica empezó a triunfar. Es más, se etiquetó entonces como 'sonido Epitaph' a una serie de bandas y discos, caracterizados bien por su estilo de hardcore melódico tras las líneas inauguradas 'Suffer', bien por el estilo cuidado de la producción sonora. Fue aquí cuando aparecieron Offspring.

offspring

En 1992, Brett fichó a la banda de punk rock estadounidense y dos años más tarde, en 1994, lanzaron 'Smash', un disco que rompió récords. Fue el álbum independiente de más éxito de la historia con más de 11 millones de copias vendidas. Era el tercer disco de estudio de Offspring pero el primero con Epitaph Records. Discazo en el que venía, entre otros, el temazo 'Self Steem', con un videoclip rodado con tan solo 5 000 dólares frente a los megapresupuestos habituales de la 'era MTV'.

Brett Gurewitz cuenta cómo supo que se iba a hacer rico con 'Smash'. Dice que cuando iba de camino a su casa se puso en el coche la cinta de casete con las mezclas finales: 'Iba en el coche escuchando la cinta a todo volumen. De hecho, tuve que seguir conduciendo por el barrio hasta que acabara la cinta. Cuando llegué a mi casa, le dije a mi mujer, ‘cariño, todo va a ser diferente a partir de ahora’'. ¡Brett lo vio venir! ¡Y qué ojo! El problema es que el ritmo de copias vendidas de 'Smash' hacía que las nuevas tiradas exigieran grandes sumas de adelanto con un alto porcentaje de riesgo. Unas sumas de dinero que Brett no tenía, por eso tuvo que hipotecar su casa. Pero vamos, que la jugada le salió de lujo.

El disco empezaba con una introducción que, con el tiempo, se convertiría en sello de la banda ya que así comenzaban sus álbumes, con una intro en la que se escucha una voz suave que invitaba a relajarse... ¡Poco! ¡Porque luego llega el bombazo de sus temas!

Y así amigos, con buen ojo y siempre algo de suerte, es como uno se forra... Ja, ja. ¡Ojalá fuera tan fácil hacerlo como decirlo! Lo único seguro es que estés en lo que estés, nosotros te acompañamos todas las mañanas, desde las 6 hasta las 10 para echarnos juntos unas risas siempre con buena música. ¡Nos oímos mañana!

RockFM