La oscura historia de la sala Rock-Ola

Fue uno de los referentes de la noche madrileña en los años 80 con actuaciones de Iggy Pop o Loquillo y Los Trogloditas

podcast

El Pirata y su Banda_Resumen_15/03/2021

Pulsa para reproducir el podcast

  • Lucía Campo

Tiempo de lectura: 3’

A finales del mes de marzo de 1981 abrió la Sala Rock-Ola. Estaba situada en el número 5 (actual número 3) de la calle Padre Xifré, de Madrid. Estuvo tan solo 4 años en activo pero se erigió como uno de los centros neurálgicos de la llamada Movida Madrileña junto con su “madre”, la Sala Marquee, contigua al Rock-Ola.

ctv-wyc-rockola-1

La sala era una de las más grandes de Madrid, prácticamente la única, por ser tan grande, que podía acoger a las bandas del panorama internacional. Es más, incluso las grandes bandas que tocaron allí preferían dar sus conciertos en la sala antes que en pabellones deportivos. La cercanía que promovía Rock-Ola entre los fans y los grupos era mucho mayor que un pabellón deportivo porque tenía la posibilidad de ver a menos de un metro de distancia a los principales artistas del momento. Pero eso fue solo durante un pequeño tiempo porque después pabellones y campos de fútbol fueron el escenario para estos grandes grupos y los grandes conciertos que vinieron.

ctv-swi-escenario

Por su escenario pasaron Siniestro Total, Loquillo y los Trogloditas, Spandau Ballet, Simple Minds, Depeche Mode, Nick Cave o Iggy Pop. Pero no fue solo una sala de conciertos, también era una de las discotecas más populares de la época. Abría todos los días, de lunes a domingo y por allí pasaban todo tipo de personas. Al final eran los 80, la Movida y, había jóvenes de diferentes clases sociales y diferentes colectivos: punks, mods, pijos, hippies, iban también cineastas como Pedro Almodóvar, fotógrafos como Ouka Lele o periodistas, no solo musicales.

ctv-zkw-rockola-2

Además de los conciertos, en Rock-Ola se celebraban todo tipo de eventos culturales: exposiciones, desfiles de moda, proyecciones de películas, representaciones teatrales...

El declive

Todo empezó a decaer en 1984. A finales de 1983, el 17 de diciembre hubo un gran incendio en la discoteca Alcalá 20. Un incendio que conmocionó a España porque dejó 81 fallecidos. A raíz de este incendio, se propagó una gran psicosis por la seguridad en las salas y el Rock-Ola era una de ellas, aunque no es que hiciera demasiado por aumentar la seguridad... Es más, en noviembre de 1984 un incendio destruyó el mobiliario, los equipos y los archivos que allí se guardaban. Este fuego complicó los problemas de la sala con las autoridades municipales por el cumplimiento de la normativa de seguridad, y el 20 de febrero se notificó su cierre administrativo. Un cierre al que el dueño nunca hizo caso.

Fue un año más tarde, en 1985 cuando ocurrió el fuerte acontecimiento que cerró definitivamente la sala. Un 10 de marzo de 1985, a la una y media de la madrugada se produjo una pelea entre un grupo de mods y otro de rockers. Una pelea que acabó con la muerte de un adolescente: Demetrio Jesús Lefler. La noticia salió en todas las portadas y, junto con las continuas quejas de los vecinos, la campaña de desprestigio de algunos medios de comunicación y las presiones políticas, el Rock-Ola echó definitivamente el cierre un día como hoy de hace 36 años.

¡Pero no te vayas a pensar que con el cierre del Rock-Ola terminó el Rock! La ruta siguió por la zona con la Sala Canciller, la Sala Sol o la Vía Láctea.

Al final la vida sigue. Justamente lo hablábamos esta mañana durante el programa: con la llegada de la pandemia, la radio, El Pirata y su Banda, Rock FM, ha seguido dando caña. Justo hace un año que empezamos a trabajar desde casa, como lo llama El Pirata “radiotrabajar”. ¿Te imaginabas que esto iba a durar tanto tiempo? La verdad es que nosotros no... Pero ¡seguimos dándolo todo para que las mañanas te resulten lo más amenas posibles en esta época que nos ha tocado vivir!

RockFM