Una apisonadora llamada Ramones serán los protagonistas del Underground Garage

En una época en la que el rock sinfónico estaba en uno de sus picos, llegaron Ramones con una propuesta de canciones cortas, rápidas y directas a las encía

podcast

Little Steven 17_04_22

Pulsa para reproducir el podcast

RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

A mediados de los años 70, géneros como el rock sinfónico o el progresivo estaban viviendo un pico de popularidad; y de ahí, irían declinando en cuestión de un par de años. La razón de este declive vino, entre otras, por la aparición de bandas como Ramones. La propuesta musical de la banda neoyorquina era bien distinta: canciones rápidas, cortas y directas a las encías. De hecho, quienes tuvieron la oportunidad de verles en directo solían compartir que después de un concierto de Ramones, te quedaba la sensación de que te había pasado por encima una apisonadora. Para llegar a ese punto, Ramones bebieron de las fuentes del rock and roll más clásico y de la cultura pop de los años 50 y 60. Como resultado, darían con uno cimentar lo que sería conocido como punk rock. Aunque, en el fondo, era rock and roll mucho más rápido y con mayor distorsión.

Little Steven aprovechará el programa para repasar la historia de la banda, cuyo nombre ya representa un icono. Por cierto, nombre que surgió a raíz del seudónimo que usaba Paul McCartney cuando The Beatles aún se llamaban Silver Bullets. Duró poco, pero Macca se hacía llamar Paul Ramone. De ahí lo tomaron Ramones para la banda; y de paso también simularon a los de Liverpool copiando el concepto de uniforme que llevaron los beatles en sus primeros años. Aunque en el caso de Ramones eran cazadoras de cuero negro y pantalones pitillos.

También aprovecharemos para recordar el local en el que Ramones empezaron a hacerse populares: el CBGB de la ciudad de Nueva York, y por el que pasaron muchas bandas de la ciudad en sus comienzos, como Blondie o Television. En aquel local, la banda empezaba a ofrecer sus primeros conciertos. Y resultaba curioso, porque sus repertorios era cortos y, además, las canciones duraban un par de minutos como máximo. Así que en cuestión de 15/17 minutos el espectáculo había terminado. De ahí, un descanso y volver a repertirlo.

No te pierdas el programa, este domingo, a las 22h. ¡Te esperamos! "Hey, Ho! Let's Go"




RockFM