No intentes hacer esto en casa, consejo de Marta Vázquez

La cuarentena puede hacer que perdamos la paciencia antes de lo normal. Por eso te traigo 5 de las más grandes trifulcas que sucedieron en pleno directo. 
ctv-vt1-billie-joe-armstrong
RockFM

Locutora RockFM

Tiempo de lectura: 4’

Recuerda, antes de llegar a esto, respira y cuenta hasta 10...

AVISO IMPORTANTE: Lo que vas a ver a continuación está hecho por profesionales de la ira. Bajo ningún concepto intentes esto en casa sin la supervisión de una estrella del rock. 

1. Guns N' Roses, St. Louis. 1991.

Estarás pensando que lo difícil, realmente, es pillar a Axl Rose de buen humor. Cierto. Tienes toda la razón. Sabemos que es una bomba de relojería, que puede estallar en cualquier momento. Puede que tenga todas las papeletas para ser el más macarra de todos. Pero si hay un incidente memorable en la historia de Guns N' Roses, es el que tuvo lugar un 2 de julio de 1991 en St. Louis (Misuri). Ya es el célebre "motín de San Luis". En pleno "Rocket Queen" nuestro peligroso frontman vio a un tipo entre el público que estaba haciendo fotos sin permiso. Al parecer no tenía visible su acreditación. Axl Rose avisa a seguridad en medio del tema. Primer aviso. Axl es ignorado. Nunca, bajo ningún concepto se puede pasar de Rose. Seguridad, ¿estáis locos? ¿cómo se os ocurre? ....

Era de esperar: Axl decide abalanzarse sobre el fotógrafo y se lía. ¡Vamos que si se lía! Después de darle su merecido, regresa al escenario y dice: "Gracias a los lameculos de seguridad, me voy a casa". Acto seguido, estrella su micro contra el suelo y se larga. Ahí se acaba el concierto. Ahí es cuando empieza otra batalla. Los problemas de orden público comienzan a aflorar. La ira es contagiosa y en consecuencia hubo muchos decenas de heridos y el grupo fue vetado de por vida en la ciudad. Axl Rose tuvo que pagar unos cuantos miles de dólares y fue a juicio. Le denunciaron por alterar el orden público e incitar a la violencia. ¿Qué respondió Axl? "Fuck you, St. Louis!". Esas perlitas aparecieron impresas en los libretos de los  'Use your illusion' I y II, que publicaron meses más tarde.

2. Green Day, iHeartRadio Music Festival. 2012.

Nuestro querido Billie Joe Armstrong se merece todo tipo de premios. Pero creemos que el de la paciencia no se lo darán. Al menos de momento. Green Day fue el grupo invitado en el iHeartRadio Music Festival de 2012 en Las Vegas. 

Es un año importante porque fue cuando el punk resurgió de sus cenizas con semejante estallido de ira. 

La voz de Green Day la tomó con organización del festival cuando le dijeron que tenían que quitar 20 minutos de su show para dárselos al que venía después. La duración inicial del concierto era de 45 minutos. Que ya es muy poco tiempo. ¿y encima quieren suprimir 20? Eso, señores, no se le hace a Billie Joe... 

En medio de "Basket Case" decide dejar de tocar y dedicarse a insultar a sus enemigos: la organización del festival. 

”Fuck this shit. ¿No me váis a dar un maldito minuto más? ¿Os estáis quedando conmigo? Mirad ese maldito letrero de ahí: ¡Un minuto!. Os voy a decir una cosa: llevo tocando desde 1988 y ¿no me váis a dar un maldito minuto más? Me estáis jodiendo… WTF. Yo no soy el maldito Justin Bieber, hijos de puta. Me estáis jodiendo".

Después de lanzar esta serie de improperios, no terminó de quedarse a gusto. Le faltaba algo...

"Dejad que os demuestre lo que voy a hacer en vuestro maldito minuto..."

Decidió hacer un completo poniéndole la guinda al pastel destrozando su guitarra contra el suelo y tirando el micro. Su compañero y amigo Mike Dirnt, bajista de Green Day, se solidarizó con Billie Joe y también tiró su bajo. ¡Hombre ya, faltaría más! 

NOTA: Inmediatamente después, BJA entró en rehabilitación.

3. The Rolling Stones, Hampton Coliseum, Virginia. 1981

Lo reconozco. Este es uno de mis momentos favoritos de los Stones y de toda la historia del rock. No me cansaré nunca de este vídeo. 

Era el día que Keith Richards cumplía 38 años. Podemos decir que le regalaron la oportunidad de darle un guitarrazo a alguien. El concierto estaba a punto de terminar. Ya estaban tocando "Satisfaction", cerrando el show por todo lo alto, con cientos de globos en el escenario cuando, en mitad de ese ambiente festivo, se infiltró un fan con intenciones desconocidas. 
A Mick Jagger le dio por mirar. Ya se encargaba Keith de la situación. Él siempre ha considerado a Mick como su "esposa". 

Richards tenía un arma infalible: su guitarra. 

Así que no duda. Como si se tratara de una mosca, se pone en posición de ataque y, en cuanto lo tiene "a mano", ¡zasca!: a guitarrazo limpio. Los seguratas no tardan ni un minuto en llegar, pero Keith ya le había dado lo suyo. Se vuelve a poner su guitarra y como si nada. Eso sí, con una elegancia admirable.

4. Muse. 2004

Respirar hondo, ir a yoga, darse un baño caliente, gritar con un cojín en la boca... hay muchas maneras de acabar con la ansiedad que puede producirnos el hecho de no poder salir de casa. Pero a Matt Bellaby, líder de Muse, se ve que estos pequeños trucos le saben a poco.

Por eso decidió, en su "Absolution Tour" , que acabaría con el estrés a su manera. Se quiso convertir en el mayor destroyer de guitarras de todos los tiempos. Y lo logró. Tiene en su haber un récord Guinness. 

¿El número de víctimas mortales en esa gira de 2004? 140, todas con sus correspondientes 6 cuerdas. Una verdadera tragedia... 

5. Nirvana. Dallas. 1991.

¿Echas de menos el contacto humano? 

Kurt Cobain también sintió la necesidad de tocar y ser tocado. Pero eso no le gustó en absoluto a los encargados de la seguridad en su concierto del 19 de octubre de 1991 en Trees Club, Dallas.

En medio del concierto, cuando estaban tocando "Love Buzz", Kurt decidió lanzarse al público y dejarse sobar. Pero poco después, el propio segurata le da un golpe y le trae de vuelta al escenario. Eso sí, se llevó una buena coz por parte de Cobain. 

Ya de vuelta en el stage, hay un forcejeo y el de seguridad tira al suelo a Kurt y se ensaña con él. ¡Era la guerra! Sus compañeros dejan de tocar para defenderlo y en público entra en cólera. Menos mal que estaban en un concierto de NIRVANA...

Estos han sido solo algunos de los momentos en los que nuestras estrellas del rock han perdido el control. ¡No lo pierdas tú!

Fuerza. 

Marta Vázquez

RockFM