Cuando Bruce Springsteen se convirtió en un fan loco que asaltó la casa de Elvis

Ocurrió en Graceland, tras un concierto de Bruce Springsteen... Rodrigo Contreras te contó todos los detalles anoche en RockFM Motel.
Bruce Springsteen asaltó la casa de Elvis en RockFM Motel con Rodrigo Contreras

 

  • Rodrigo Contreras
RockFM

Locutor RockFM

Tiempo de lectura: 2’

Anoche Rodrigo Contreras en RockFM Motel recordaba una de las anécdotas más curiosas en la carrera de Bruce Springsteen.

De sobra es sabido la pasión que siempre ha derrochado 'El Jefe' por 'El Rey del Rock & Roll'. Es más, su música, sus movimientos encima del escenario, sus shows no hubieran existido tal y como los conocemos, sin la figura esencial de Elvis.

Aún así, es complicado imaginarse a una de las grandes estrellas del rock puesto en la piel de un fan loco de Elvis. Nada más lejos de la realidad, ocurrió el 29 de abril de 1976, con dos protagonistas totalmente sorprendentes. Después de un concierto en Memphis, Bruce Springsteen decidió sacar su pasión por Elvis y ni corto ni pereceso se plantó en casa de 'El Rey' como una groupie más de la leyenda del Rock & Roll. No acabó bien la cosa, ya que después de parar un taxi, marchar dirección Graceland y escalar por la pared de la casa de Elvis, terminó siendo cazado y echado 'a patadas' de la casa de su ídolo.

No estuvo lejos, 'El Jefe', de acceder a la casa de 'El Rey' (no estaba en aquel momento en la casa) pero antes de llegar a su objetivo final fue interceptado por el equipo de seguridad de la casa. Al verse 'pillado' Bruce Springsteen intento identificarse como la estrella de rock que era y es, pero no le sirvió de nada y los miembros de seguridad acabaron 'mofandose' de la estrella del rock y expulsándolo de la casa.

Así lo contaba el propio Bruce Springsteen años después:

“De regreso de la gira de Born To Run, estábamos en Memphis, y recuerdo que, tarde noche, estaba sentado en una habitación con mi guitarrista, Steve. Pedimos un taxi para que nos llevara a la casa de Elvis. Y allí fuimos, en mitad de la noche, y recuerdo que nos quedamos allí, fijos frente a esas enormes puertas con los dos grandes guitarristas encima. Y cuando miramos hacia camino de entrada, en el segundo piso de la casa, se podía ver una luz encendida, y pensé que Elvis tenía que estar leyendo. Y le dije a Steve, “Steve, tengo que ir a ver”; salté la pared y corrí. Cuando ahora miro hacia atrás, lo veo como una especie de estupidez, porque realmente no me gusta cuando la gente lo hace en mi casa.

De todas formas, en ese momento, yo estaba preso del entusiasmo juvenil, corrí y llegué a la puerta principal; ya estaba a punto de golpear, cuando los guardias salieron y me preguntaron qué quería. Y dije: '¿Está Elvis en casa?' Y contestaron: 'No, no, Elvis no está en casa, está en el lago Tahoe'. Les comencé a decir que yo era guitarrista y que tenía mi propia banda, que habíamos tocado en la ciudad esa noche, y que había hecho algunos discos. E incluso les comenté que tenía mi foto en la portada de Time y Newsweek. Tenía que sacar todas mis bazas para tratar de impresionar, ya sabes…

. . . y me cogieron por el brazo y me llevaron de vuelta a la calle con Steve”.

Un año después Bruce Springsteen escribió Fire para que pudiera ser grabada por su ídolo, Elvis Presley, inspirada tras haberle visto en directo, el 28 de mayo de 1977 en Filadelfia: «Le envié una demo, pero murió el 16 de agosto de 1977, antes de que llegase".

"En la música, Frank Sinatra puso la voz, Elvis Presley puso el cuerpo... y Bob Dylan el cerebro", Bruce Springsteen.

RockFM