Black Sabbath: el inicio del heavy

‘Paranoid’ pasó de ser duramente criticado a convertirse en uno de los discos más influyentes del heavy metal.
Black Sabbath: el inicio del heavy

Tiempo de lectura: 8’

Para ser totalmente sincero, Black Sabbath no llegó a mi corazoncito hasta bien entrado el nuevo siglo, no por que no me gustara, sino porque mis preferencias se centraban en otros estilos, y con Led Zeppelin ya cubría la parte de heavy que me tocaba. Pero cuando di una nueva oportunidad a ‘Paranoid’ no me arrepentí, porque este disco es oro, después, el resto de trabajos, para mí, son más irregulares, pero hay joyas imperdibles en su extensa discografía.

Aunque Ozzy Osbourne ha sido un referente musical en todos los niveles, siempre nos sentiremos en deuda con Tony Iommi, ese guitarrista cuyo infortunio no le impidió convertirse en uno de los grandes. Recuerdo hace tiempo que tenía dos conciertos contratados para viernes y sábado y el lunes anterior me rebané la yema de mi dedo anular de la mano izquierda, en ese momento me acordé de Tony y no anulé; me aprendí en cuatro días un repertorio de más de 50 canciones con tres dedos, una tarea que veía casi imposible, pero lo logré, en la parte que me faltaba, igual que Iommi, me puse un dedal y, aunque lo pasé mal, mereció la pena. Claro que para él la cosa no fue tan fácil, cuando una máquina de la fábrica de chapa en la que trabajaba (para colmo, era su último día…) se llevó la punta de los dedos corazón y anular de su mano derecha, pensó en abandonar la guitarra, pero su jefe le llevó un disco de Django Reinhardt, al que también le faltaban dos dedos, algo que le inspiró y animó a darlo todo por seguir su gran pasión. Al principio se colocaba dedales hechos por él mismo, pero más adelante se colocó un par de implantes con los que se movía mejor. Así creó su propio estilo y se convirtió en referencia tanto de superación como musical.

ctv-kyt-black-sabbath-1

La historia la marcan las tendencias y todos sabemos que a finales de los años 60’s lo que se llevaba eran las tradiciones más hippiescas, el rock más psicodélico, pero comenzaba a ganar posiciones el rock progresivo y el heavy metal, algo que aún no se había definido del todo. Este disco sirvió para sentar las bases, si bien Led Zeppelin ya habían ganado gran parte del terreno, el sonido de Black Sabbath se convirtió en algo mucho más potente de lo que se hacía hasta la fecha, y desde ‘Paranoid’ todas las bandas de metal comenzaron a emular su sonido.

Aunque lo que querían Tony Iommi y Bill Ward (batería) era crear una banda de blues, todo se fue desvirtuando cuando formaron Earth junto a Ozzy Osbourne y Geezer Butler (bajo), bajo este nombre tocaban versiones de Hendrix o Cream, pero al ver que les confundían con otra banda que llevaba el mismo nombre, decidieron utilizar el título de una película de terror italiana que, como suele pasar con las traducciones, no tenía nada que ver con el nombre original: ‘Il tre volti della paura’ (‘Las tres caras del miedo’ en castellano), en Inglaterra se llamó Black Sabbath, lo que llevó a Geezer a escribir un tema muy oscuro bajo ese mismo nombre que fue, después, el camino que tomarían, dejando atrás el blues que los unió.

Con esa canción construyeron un mundo nuevo, para el que la discográfica Philips Records crearía un nuevo sello llamado Vertigo Records, hasta 2010 toda una institución, con el fin de incluir grupos de rock progresivo y hacer frente así a otras discográficas como EMI o Harvest Records. Parecía lógico que su primer disco, grabado casi entero en una sola toma, saliera un viernes 13, fue en febrero de 1970, y, aunque la crítica fue dura con ellos, el público comprendió al instante que era algo diferente y lo colocaron durante casi un año en las listas británicas y americanas, por lo que necesitaban aprovechar el tirón y en junio ya estaban en el estudio para dar forma a ‘Paranoid’, que por aquel entonces se iba a llamar ‘War Pigs’, ya que aún no habían construido el hit.

ctv-oan-black-live

En octubre ya tenían el trabajo en el mercado británico, aunque esperaron a enero del ’71 para que viera la luz en EEUU con el fin de que su primer trabajo no se descolgara de las listas. Las críticas volvieron a hacer mella y las radios no quisieron reproducir nada de lo que hacían, pero el público volvió a ser generoso y los alzó nuevamente a los altares para no bajar jamás.

Las etapas de Black Sabbath han sido todas pontentísimas, tras despedir a Ozzy en el 79 llegó a la casa el enorme Ronnie James Dio, desde entonces las idas y venidas a la banda del Príncipe de las Tinieblas nos han dejado momentos enormes, pero hace unos días Ozzy cerraba la puerta a una posible reunión con Black Sabbath, pero son tantas las veces que ha dicho que no, que aún albergo un mínimo de esperanza.

EL DISCO

1. “War Pigs”. Una de las canciones antibélicas más importantes de la historia, brillantes y agudas metáforas en las que colocan a los generales y políticos al nivel de las brujas, haciendo sacrificios por motivos estúpidos y viendo como mueren los de abajo por los ideales de los que ocupan las clases altas. Precisamente, se iba a llamar “Walpurgis” que es uno de los días sagrados para los satanistas, conocido también como el “sábado de las brujas”. La intro arranca con un 3/4 intrumental en el que se oyen las famosas sirenas de la guerra que anuncian la cercanía de una batalla, cuando entra la voz de Ozzy pasan al 4/4 que mantendrán durante el resto de la canción y que nos va sumiendo en un tema oscuro con riffs eternos y un solo a la altura de los más grandes y que, posteriormente, tendría gran influencia en otros géneros como el grunge; la base rítmica no te deja otra que sucumbir de lleno. El final del tema tiene su propio nombre: “Luke’s Wall” y fue pieza separada en la edición americana, el final acelerado fue cosa del productor que no quiso consultar por si ponían trabas, aunque al final el resultado parece que les dejó buen sabor de boca.

Politicians hide themselves away
They only started the war
Why should they go out to fight?
They leave that role to the poor

2. “Paranoid”. Uno de los riffs machacones que más ha triunfado en el mundo del heavy y que hoy en día sigue teniendo cabida en cualquier playlist que se precie. A pesar de todo, la construcción fue de lo más sencillo que han hecho, faltaban tres minutos para rellenar en el disco y Tony, que, estaba esperando a sus compañeros en el estudio se puso a juguetear con la guitarra y le salió este riff; hoy en día, para que no se te olvide un pasaje que acabas de crear, coges el móvil y lo grabas, pero él no tenía la posibilidad de grabarlo y estuvo tocándolo cerca de media hora hasta que llegaron el resto y se pusieron al lío, Butler iba escribiendo la letra y Ozzy la cantaba según le llegaban los versos. La letra habla de la paranoia que sufría Geezeer por culpa de ser una persona bastante depresiva, algo a lo que no ayudaban las drogas ni el alcohol. La última frase “I tell you to enjoy life” (Te digo que disfrutes la vida) fue malinterpretada por muchos, que decían que Ozzy cantaba “I tell you to end your life” (te digo que acabes con tu vida), lo que supuso una denuncia por una enfermera que se había suicidado, más adelante tras sacar su primer disco en solitario ‘Blizzar of Ozz’ ocurriría lo mismo con tema “Suicide Solution” y una oleada de padres de adolescentes que habían tomado el mismo camino decidieron ir contra Ozzy, algo que nunca llegó a nada. Ojo al solo con ese sonido tan sucio y tan especial. En este artículo podéis encontrar más curiosidades sobre el tema.

Finished with my woman 'cause she couldn't help me with my mind
People think I'm insane because I am frowning all the time

3. “Planet Caravan”. Los pelos de punta durante toda la pista en un viaje a través del espacio con un Ozzy cantando a través de un altavoz Leslie que se usaba para modificar el sonido de instrumentos, sin embargo, la prueba con la voz otorgó a la canción un ambiente muy espacial, por lo que decidieron aprovecharlo, ya que la voz en limpio no conseguía el efecto que buscaban. Hermosísimo el solo final de Tony. Para completar la pista utilizaron congas, una flauta invertida y ralentizada y un piano que tocó el ingeniero del disco, Tom Allon.

The moon in silver dreams
Pours down in beams, light of the night
The earth, a purple blaze
Of sapphire haze in orbit always

4. “Iron Man”. Cuando Ozzy escuchó el riff, uno de los más famosos de la historia del rock, aseguró que era como un gran hombre de hierro caminando, por lo que Butler construyó la letra partiendo de esa imagen, en ella un hombre viaja al futuro donde puede ver el apocalipsis y, al volver, un campo magnético lo convierte en un hombre de acero, las risas que suscita su persona, que no puede hablar, le hacen enfurecer de tal manera que es él mismo quien provoca el fin del mundo. Una canción que cambió los parámetros del heavy metal al demostrar que un tempo lento también puede hacer que un tema se convierta en algo potentísimo, aunque a mitad de la canción doblan el tiempo para que el solo cobre fuerza, mientras el bajo soporta una carga enorme y la batería, como viene siendo habitual, asombra. Aunque ya existía el cómic no tiene nada que ver con el Iron Man de Marvel, eso sí, en alguna película hacen un guiño a la banda con Tony Stark (Robert Downey, Jr.) llevando una camiseta de Black Sabbath. Curioso que la canción ganara el Grammy a la mejor interpretación de metal en el año 2000, treinta años después de su publicación.

Nobody wants him
They just turn their heads
Nobody helps him
Now, he has his revenge

5. “Electric Funeral”. Está claro que Led Zeppelin y Black Sabbath bebían de las mismas fuentes, cualquiera de los dos podría haber compuesto este tema y ejecutado de forma igualmente brillante. Gran trabajo vocal de Ozzy que lo da todo en una pista con una estructura muy similar a “Iron Man”, comienzo lento y riff pesado para dar paso a una segunda parte a doble tiempo llena de matices, ya en la tercera, vuelven al ritmo fúnebre. De nuevo el apocalipsis cobra protagonismo en una letra que habla de un mundo devastado por las guerras y el holocausto nuclear.

Earth lies in deathbed
Clouds cry for the dead
Terrifying rain
Is a burning pain

6. “Hand of Doom”. Las drogas como destino final de todos aquellos soldados que vuelven de la guerra convertidos en adictos. La letra se le ocurrió a Geezer tras ver la el estado en el que el público de uno de sus conciertos había dejado la pista, con un mar de jeringuillas por los suelos. Una de las joyas escondidas del disco, con diversas partes perfectamente estructuradas para dar forma a una canción muy progresiva que nos deja uno de los momentos con sonido más contundentes. Enorme el bajo y la batería, así como las partes de riff de la guitarra y ciertos momentos del solo, aunque no es de los que más me gusta.

Your mind is full of pleasure
Your body's looking ill
To you, it's shallow leisure
So, drop the acid pill
Don't stop to think now

7. “Rat Salad”. Antes de tener preparado este disco tenían muy pocas canciones para cubrir un directo que tuviera una duración lógica, por lo que solían tener muchos momentos de improvisación y solos de batería, algo que quisieron incorporar en este trabajo para que se luciese Bill Ward y, cómo no, Tony.

8. “Fairies Wear Boots”. Comienza con un delay mal ajustado de guitarra que espanta un poco, pero en seguida retoma el pulso y el enorme instrumental de inicio da paso a un nuevo pasaje para que entre la voz de Ozzy con la letra que él mismo escribió y que hoy en día no tiene muy claro de qué trata, en diversas entrevistas afirma que fue después de una de las muchas peleas que tuvo con skinheads, movimiento que, por aquel entonces no se asociaba a lo mismo que hoy, sino que se trataba punks y anarquistas que, generalmente, odiaban a los tíos con pelo largo, por lo que decidió llamarlos “hadas con botas”; otras veces dice que fue después de un viaje de ácido donde vio esa escena tan espiritual, pero la mayoría de las veces asegura que ni siquiera se acuerda de haberla escrito; solo tienes que escucharla y elegir tu propia aventura. Brillante el solo de Tony, sin duda, uno de mis favoritos de su carrera.

"So, I went to the doctor, see what he could give me
He said, "Son, son, you've gone too far
'Cause smokin' and trippin' is all that you do"

RockFM