El cóctel perfecto

The Black Crowes debutaron con ‘Shake Your Money Maker’, un disco que no han logrado superar
ctv-hf0-portada-1

Tiempo de lectura: 4’

Siempre que me hablan de Hard Rock se me viene la misma banda a la cabeza, sé que es irracional, porque The Black Crowes no son, precisamente, los abanderados de este estilo; pero quizás fue por mi, también irracional, momento de encauzarme en los estilos más viscerales del rock. Si nos vamos a la década de los 90’s el Hard Rock no sabía muy bien si evolucionar al Grunge o dejar que bandas como Guns’n’Roses, Aerosmith o Def Leppard siguieran marcando el camino.

Entonces apareció una banda que mezcló estos ingredientes con el Rock Sureño, que desde la disolución a principios de los 80’s de Allman Brothers (aunque después regresaran), estaba un poco huérfana, a excepción de Lynyrd Skynyrd, que iban y venían sin rumbo fijo.

Recuerdo que mi hermana me trajo una cinta grabada de una sesión de un garito de Burgos que se llamaba La Pécora, no sé si ahora existe o no, pero les estoy muy agradecido. En mitad del casete aparecía un temazo que me voló la cabeza, se lo enseñé a todos mis amigos y nadie me supo decir quiénes eran, por lo que aquello merecía un estudio sobre el terreno. Aproveché un fin de semana y me fui a descubrir el ambiente universitario burgalés bajo la tutela de mi hermana, a quien soborné para que me llevara al bar de mis sueños. Cerrado.

Menos mal que quedaba todo un sábado por delante y que aquella noche pude flipar con sus guitarras y bajos colgados sobre las vigas de madera; al fondo el DJ, fui directo, le tarareé la canción (lo más curioso es que la reconociera) y al fin salieron a relucir los hermanos Robinson. La canción resultó ser una versión de un clásico de Otis Redding, “Hard To Handle”, vaya locura.

ctv-mvh-banda

Cuando me compré el disco fue como descubrir agua en el desierto. El sonido, la voz (que no gusta a todo el mundo, pero que a mi me parece sublime), las guitarras, los teclados, la batería. Vamos, todo. Pero claro -y esto me fastidia-, muy poco se habla de la producción. Que un disco caiga en las manos del productor correcto es fundamental para sacarle el máximo rendimiento, y allí estaba George Drakouilias enfrentándose a su primer proyecto de producción; pero no estaba solo, dos mastodontes de la industria le flanqueaban, Brendan O’Brien y Rick Rubin, el primero como ingeniero de sonido y el segundo como productor ejecutivo. Bajo estos mimbres nada podía salir mal. Para mí, son tres de los mejores productores de la historia y merecen un artículo aparte.

Es una pena que después de este disco The Black Crowes no amortizara el éxito obtenido y, aunque todos los trabajos de estudio tienen momentos memorables, no logran acercarse a su álbum debut. Años más tarde, tuve la suerte de entrevistarlos en Madrid y yo, que no soy para nada mitómano, le pedí a Rich Robinson hacerse una foto conmigo. Y ahí estoy, con mi pinta de pardillo universitario, junto a un genio que me sacaba dos cabezas. No la pongo por vergüenza.

30 años cumple el año que viene y no es capaz de envejecer, yo rezo a mi ateísmo para que los rumores sean ciertos y se junten a celebrarlo. Por lo visto han aparecido los cuervos en los luminosos de una de las carreteras de New Jersey y parece que Live Nation está preparando ya gira para 2020.

ctv-k6u-live

El disco:

1- “Twice As Hard”. Comienza con sonidazo. Una guitarra desnuda con su distorsión amable a la que empieza a contestar otra guitarra y, de ahí, a la gloria. Afortunadamente a lo largo del disco las letras nos dejan su drama, no se centran en el sexo, drogas y rock’n’roll, aunque también hay.

"Twice as Hard As it was the first time I said goodbye"

2- “Jelous Again”. Me apasiona como el piano empieza a resonar con fuerza, más que convertirse en un colchón típico del rock sureño; pero claro, hablamos de Chuck Leavell, que venía de The Allman Brothers y nos regala la espectacularidad de su manejo. También resuenan en la pista las influencias de Keith Richards, aunque el tema nada tenga que ver con los Stones. Y el final deja un regusto especial con los coros sobrevolando los solos de la guitarra.

"Cheat the odds that made you Brave to try to gamble at times Well I feel like dirty laundry Sending sickness on down the line"

3- "Sister Luck”. Uno de los dramones del disco, tratan la desesperación que puede producir la depresión. Remueve.

"Feeling second fiddle to a dead man

Up to my neck with your disregard

Like a beat dog that’s walking on the broadway

No one wants to hear you when you’re down"

4- “Could I’ve Been So Blind”. Saltan chispas con esa distorsión a tope. Ahora que está tan de moda, podía haber sido la BSO de Jocker, ya que nos deja una letra dura que define a la perfección el trastorno del personaje. Genial la batería, comienza con un groove muy particular para llegar al cliché rock, y repetir después en estrofas, puente y salida.

"But my greatest fear Paint a smile from ear to ear 

Alone and cryin' Living like this is no better than dying"

5- “Seeing Things”. Aquí se ven las influencias soul de la banda, los coros llegan en el momento más espectacular de la canción, después de que las melodías de todos los instrumentos nos dejen rotos en este tres por cuatro en el que guitarras y hammond se van turnando espacios. De nuevo el dolor, la soledad y la desolación que parecen atormentar a Chris Robinson.

"A hundred years will never ease Hearing things I won’t believe

I saw it with my own two eyes All the pain that I can’t hide"

6- “Hard To Handle”. Otra clara muestra de que el soul ha marcado a la banda es la versión de Otis Redding, que ha trascendido por encima del propio autor. Un clásico de las jams que funciona como un reloj suizo.

"Action speaks louder than words And I'm a man of great experience"

7- “Thick N’Thing”. Rock de buen rollo que comienza con un accidente de coche. No podía faltar una canción que hablara de sexo si querían que el mundo del rock los tomara en serio. Un bajo muy juguetón.

"Got my clock tock tickin' Hear the madame start bitchin'"

8- “She Talks To Angels”. Primeras guitarras acústicas claras del disco, y mira que después han demostrado en otros discos que les encanta el sonido acústico. Una canción tan hermosa como dura.

"She'll tell you she's an orphan After you meet her family"

9- “Struttin’ Blues”. Nada de blues. Marcan un poco el camino que van a seguir con los siguientes trabajos. Quizás la más pobre del disco. Lo mejor sus guitarras y el teclado. Por cierto, odio los fade out.

"Hey boys, hanging on the corner Where you hidin' when the lights go dim"

10- “Stare It Cold”. Muy AC/DC. Tema para mover las caderas con muy buena producción para lo que realmente es. Con un final de locura haciendo que el slide nos martillé la cabeza casi más que la batería.

"No kiss made it magic 'Cause that old girl has had it Then it's time for me to run along"

RockFM