Creedence Clearwater Revival: el rock más puro

Una de las pocas bandas con un sonido 100% reconocible, CCR fueron escalando a zancadas hasta llegar a la cima con ‘Cosmo’s Factory’
ctv-6w9-cosmos

Tiempo de lectura: 6’

Con una portada tan espantosa que es casi una obra de arte, Creedence Clearwater Revival llegaron con ‘Cosmo’s Factory’ a la más alta cima del éxito gracias a dos cosas: la dictadura de John Fogerty y la inmensa calidad de los músicos y las canciones. Era su quinto trabajo en tan solo tres años, y es tan sobresaliente que parece que estás escuchando un disco de grandes éxitos.

ctv-t6s-ccr

Es difícil comprender cómo una banda de California se convierte en una de las representantes del denominado rock sureño, pero es que John Fogerty tenía muy claro el hilo que tenía que seguir, el del Mississippi, y lo haría realidad a pesar de las disputas con el resto de miembros de la banda: su hermano Tom Fogerty, que falleció en 1990 aún enfadado con John; Stu Cook y Doug Clifford con quien hoy en día sigue sin hablarse, a pesar de que ha tirado un par de señuelos para ver si querían revivir a la banda; algo a lo que se han negado tajantemente -tal debe ser el carácter del amigo…-.

En tan solo seis años de recorrido musical, se convirtieron en una de las poquísimas bandas de la historia con un sonido perfectamente reconocible. Si bien el primer disco fue una especie de prueba, los siguientes fueron claves para entender por qué John necesitaba ser el director de orquesta; no solo era el más talentoso, sino que sus composiciones son memorables. Buena prueba de ello fue que el último disco, ya sin Tom de por medio, que había abandonado la banda justo antes de editar su sexto trabajo, ‘Pendolum’; Stu y Doug dijeron a John que querían tener más protagonismo, tanto en las decisiones como en la composición, por lo que John se vengó de una forma un tanto absurda, permitió que en el último disco, ‘Mardi Gras’, cada uno hiciera tres canciones, pero él no iba a cantar las ellos compusieran. Y así salió lo que salió, no voy a decir que sea un mal disco, pero está a años luz del resto por esas locas manías de no permitir una dictadura.

Todos conocemos la carrera en solitario de John Fogerty, con sus altos y bajos, pero constante y recaudatoria; no fue tan lucrativo el intento de Stu y Doug al formar Creedence Clearwater Revisited, ni el intento de Tom de crear un sonido muy similar al de CCR y que le llevó a firmar hasta ocho trabajos, una lástima su fallecimiento, mira que son ínfimas las posibilidades de que te transmitan una enfermedad en una sala de cirugía, pues mientras le practicaban una operación de espalda le contagiaron el Sida por una transfusión sanguínea.

ctv-lvw-fogerty-live

A pesar de saber que John es un tirano, no dejo de tener cierto cariño hacia su persona, quizás porque fantaseo pensando que fue telonero de mi banda; tocaban en Músicos en la Naturaleza, Rebeca Jiménez, Rosendo y John Fogerty, y después actuaba yo con mi grupo a unos metros del escenario principal (¡¡vaya noche!!). Fantasías aparte, el repertorio de ese día fue el ‘Cosmo’s Factory’ y otros grandes éxitos, con lo que podéis imaginar que casi me quedo sin voz. Fue asombroso ver cómo seguía teniendo esa voz aguda y potente casi intacta y la actitud del rockero de toda la vida, junto a musicazos enormes, entre los que se encontraba su hijo Shane.

Si tenéis una hora poned a todo trapo este disco, escuchad todos los matices que contiene; seguramente os contagie su alegría de tal manera que no os quede otra que salir a darlo todo esta noche.

EL DISCO

1. “Ramble Tamble”. Cautivados por el sonido Diddley, comienzan el disco con este rock entre la psicodelia y lo progresivo, con cambios de ritmo que son la salsa que adereza este aperitivo. La banda se había mostrado hasta la fecha como máquinas de hacer éxitos directos y sin tapujos; aquí se desmarcan con un largo instrumental entre versos en el que demuestran su potencia interpretativa. Fue la única canción que no salió como single de este disco. Una crítica a las fuerzas políticas y su poder casi ilimitado sobre la sociedad.

"There's garbage on the sidewalk,
Highways in the back yard,
Police on the corner,
Mortgage on the car"

2. “Before You Accuse Me”. No solo les cautivaba el sonido, también los temas de Bo Diddley, como este blues clásico en el que en la original acompañaba a Bo el mismísimo Willie Dixon al bajo. Este tema lo habían grabado ya para su disco debut, pero no entró hasta la edición del 40 aniversario, un tema más crudo y sin los detalles de éste, donde el groove es fundamental y el piano es una delicia. También destaca el solo, menos visceral y caótico.

"Before you accuse me, take a look at yourself
You say I've been spendin' my money on other women
But you've been runnin' with somebody else"

3. “Travelin’ Band”. El espíritu de una banda de gira. Rock And Roll al estilo Little Richard, tanto que denunció a la banda por su parecido a “Good Golly, Miss Molly” que la propia Creedence había versionado ya en su primer disco; afortunadamente lo resolvieron sin mediación judicial. Saxos en segundo plano, guitarras marcando tiempos, un bajo enorme y una voz gritando a los cuatro vientos lo bien que lo pasan en la carretera.

"Listen to the radio,
Talkin' 'bout the last show.
Someone got excited,
Had to call the state militia.
I wanna move".

4. “Ooby Dooby”. Fueron Wade Moore y Dick Penner quienes hicieron este prodigio de canción en cuestión de cinco minutos una noche de borrachera en el ático de su fraternidad en 1955. Eso bastó para que Roy Orbison se fijara en el potencial de la canción y con posterioridad CCR la llevara a otro plano, al que hubiera hecho Elvis Presley si se le hubiera presentado la ocasión.

"dooby doo wah"

5. “Lookin’ Out My Back Door”. Una guitarra en mute marca el ritmo de una de mis canciones favoritas, con sonido Bakersfield, que se caracterizaba por ser un country menos orquestado que el de Nashville y con un ritmo más marcado. Fogerty ha aclarado mil veces que no habla de drogas, que se la dedicó a Josh, su hijo de tres años. Muy especial el dobro y los dibujos de la guitarra en las partes instrumentales. Me encanta la sorpresa final.

"Tambourines and elephants are playin' in the band
 Won't you take a ride on the flyin' spoon?"

6. “Run Through The Jungle”. Como si nos adentráramos en la selva comienza un riff de los míticos. Deudora del Roots Rock con una cadencia que te arrastra para que no puedas negarte a mover la cabeza. Qué exquisitez de harmónica y de todo. John Fogerty tuvo que enfrentarse, años más tarde, una demanda por parte del sello Fantasy Records (compañía que poseía los derechos de distribución y publicación de CCR) que lo acusó de plagio con su propia canción “The Old Man Down The Road”, del disco ‘Centerfield’. Como cualquier persona sensata, el juez dijo que un artista no podía plagiarse a sí mismo. Grandes absurdos de la humanidad.

"Two hundred million guns are loaded Satan cries 'take aim'"

7. “Up Around The Bend”. Así comienza la cara B del disco, un riff espectacular y una invitación al oyente a entrar en la conversación lírica y a dar palmas a su lado.

"You can ponder perpetual motion,
Fix your mind on a crystal day,
Always time for a good conversation,
There's an ear for what you say"

8. “My Baby Left Me”. Arthur Crudup firmó esta canción que “también se plagió a sí mismo” con “That’s All Right”, ambas interpretadas en su día por Elvis. Fabulosa versión de la Creedence.

"I stand at my window, wring my hands and cry
I hate to lose that woman, hate to say goodbye"

9. “Who’ll Stop The Rain”. Una construcción armónica espectacular. Fogerty escribió este tema tras el festival de Woodstock, donde tocaron después de una “interminable” jam de Grateful Dead. No entendió en aquel momento John lo que estaba ocurriendo en el festival, barro por todos lados y un sinfín de hippies bajo una lluvia incesante que no hicieron mucho caso de su actuación. Country folk de raíces.

"Heard the singers playin', how we cheered for more.
The crowd had rushed together tryin' to keep warm".

10. “I Heard It Through The Gravepine”. Sí señor, once minutazos de gloria. Uno de los éxitos más populares de la Motown cuando la sacó Marvin Gaye. Como ese tema no incluía guitarras, los de Fogerty se pusieron manos a la obra para otorgar un nuevo sentido a la canción. El título está robado de una frase muy utilizada por los esclavos negros durante la Guerra Civil norteamericana: “Lo escuché a través de la vid”. Lo tiene todo, solos espectaculares, coros increíbles, un groove que te mueres. Que no termine nunca.

"Do you plan to let me go
For the other guy that you knew before?" 

11. “Long As I Can See The Light”. Acaban con soul el discazo. Una de las interpretaciones de Fogerty que más me ponen los pelos de punta. Inesperado solo de saxo que él mismo grabó. Este tema se convertiría después en uno de los clásicos de John en solitario.

"Put a candle in the window
'Cause I feel I've gotta move
Though I'm goin', goin'
I'll be comin' home soon
Long as I can see the light"

RockFM