Cuando el Metal es oro

System Of A Down supo llegar a todos los públicos con ‘Toxicity’, un disco que mezclaba metal y sonidos de oriente medio en una producción excelente
ctv-hp3-toxicity

Tiempo de lectura: 5’

Llevan décadas diciendo que este disco no me pega nada y yo llevo ese mismo tiempo rematadamente absorto por él. Es cierto que el Metal no es el estilo que más me atraiga, pero System Of A Down me rompen los esquemas. Todas sus canciones son como un disco de tres minutos donde te preparan una intro, presentan a los personajes, entrelazan sus tramas, plantean problemas y resuelven el conflicto; todo a través de un proyecto sinfónico asombroso y conducido por una voz descomunal.

ctv-lf3-soad

Compuesto por inmigrantes armenios que desarrollaron su juventud en EE.UU. y formaron la banda atraídos por sentimientos revolucionarios parecidos. Serj Tankian, Daron Malakian y Shavo Odadjian ya habían formado parte de dos grupos anteriores a este proyecto, Soil y Vitims Of A Down, nombre que decidieron cambiar por System Of A Down para abarcar a un mayor número de seguidores. A ellos se unió la bestia parda John Dolmayan a la batería aprovechando la lesión en una mano de Andy Khachaturian. Esta incorporación no solo mejoró el proyecto, sino que se convirtió en una referencia absoluta en el proyecto.

Tras el relativo éxito de su primer disco, la banda necesitaba una plataforma para despuntar y la encontró abriendo conciertos de Slayer, Metallica, Incubus y Fear Factory. Así, con una legión de seguidores ya convertidos a la causa, llegó ‘Toxicity’ para convertirse en número uno indiscutible en las listas de EE.UU. y Canadá. Y, aunque los cuatro músicos tengan gran parte de la culpa del éxito, la mano de Rick Rubin a la producción son la magia que necesitaban.

ctv-prr-soad-live

No puedo pasar por alto su concierto dentro del Festimad 2005; fue un año duro para la organización por los disturbios que se desataron al suspenderse varios conciertos debido a que las fuertes rachas de viento amenazaban con dañar la estructura del escenario principal. Muchos fueron los que asaltaron los bares, llevándose botellas, hielos y todo lo que pillaban; recuerdo ver el concierto de The Prodigy subido a uno de los barriles de cerveza que rondaban por allí. Afortunadamente, no suspendieron los cabezas de cartel, entre los que se encontraban System Of A Down. Su concierto fue de los más potentes, lo único que me chirrió un poco fue la sobreactuación de Malakian, que no paraba de emitir grititos fuera de tono donde tenían que entrar los coros, supongo que desconcertado por el ambiente que se respiraba.

Para celebrar aquella efeméride habrá que ir a verlos este verano al Resurrection Fest, porque no pinta que vayan a sacar nuevo disco pronto. Se llevan bien, se lo pasan en grande en los escenarios, pero no comparten un criterio musical tan férreo como para grabar de nuevo un trabajo. Para muchos, un legado de cinco discos no es suficiente, pero no nos queda otra.

EL DISCO

1. “Prision Song”. Sonidazo para empezar el disco y una fuerza sobrehumana que avanza que no va a ser un trabajo fácil de digerir, de hecho solo esta canción parece una ópera en cuatro actos. Crítica al sistema penitenciario de EE.UU. y a una posible participación secreta del gobierno en el tráfico de drogas.

"Utilizing drugs to pay for
Secret wars around the world
Drugs are now your global policy
Now you police the globe"

2. “Needles”. Increíbles cambios de ritmo durante toda la canción para dar forma a un tema contra las drogas. Nuevo ejercicio vocal de Tankian que engloba todos los registros.

"But I cannot grow
Till you eat the last of me
Oh, when will I be free
And you, a parasite
Just find another host"

3. “Deer Dance”. La mezcla de Trash Metal y elementos de la música de Oriente Medio se dejan seducir en esta pista. Dura crítica, nuevamente, al gobierno americano que aplaca las manifestaciones por la paz con la fuerza desmedida de los antidisturbios. Un vaivén de sentimientos aderezados con los nananana de Malakian bajo la poderosa voz de Serj.

"Beyond the Staples Center you can see America,
With its tired, poor, avenging disgrace,
Peaceful, loving youth against the brutality,
Of plastic existence"

4. “Jet Pilot”. La capacidad que tienen SOAD de convertir una canción en lo más duro y a la vez lo más tranquilo es incomparable. Las letras, además, demuestran su compromiso, en esta ocasión con el planeta y cómo lo estamos destrozando, acabando, a la vez, con nuestra propia existencia.

"My, source, is the source of all creation,
Her, discourse, is that we all don't survey"

5. “X”. Esto sí es una incógnita, metal puro con mensaje extraño. Lo cierto es que, siendo Serj inmigrante armenio, esté diciendo que no hay necesidad de multiplicarse con más inmigración. Aunque otra lectura puede ser que, dado que el hombre es un lobo para el hombre, no hay que seguir multiplicándose, ya que nos acabaremos matando entre nosotros. Decide tú.

"Show your people how we died,
We don't need to nullify"

6. “Chop Suey!”. Uno de esos temas que difícilmente se va de la cabeza. No solo la temática, tratando el suicidio como una forma más de llegar al destino final del hombre; también la música te mueve por dentro, desde la fuerza de las estrofas hasta la belleza del estribillo, pasando por el puente en el que la figura de Jesucristo toma forma para hacernos meditar en torno a la muerte. El título, que en un principio iba a ser “Suicide”, lo cambiaron por un juego de palabras sobre «Self-right-Chop Suey-cide».

"I don't think you trust
In, my, self righteous suicide
I, cry, when angels deserve to die"

7. “Bounce”. Dos minutos para hacer un pogo masivo, no descarto que cuando dice pogo quiera decir orgía…

"Oh, I'd like to spread you out,
Touching whoever's behind"

8. “Forest”. La religión vuelve a ser el punto de partida en esta canción, con referencias constantes a la Biblia y diferentes interpretaciones. Yo veo aquí una conversación entre Dios y Jesucristo, pero juzga tú mismo. Lo innegable es la grandeza de la canción y cómo la voz de Serj te lleva donde le da la gana.

"Why can't you see that you are my child,
Why don't you know that you are my mind,
Tell everyone in the world, that I'm you,
Take this promise to the end of you"

9. “ATWA”. La canción de la polémica. Cuando Tankian escribió esta canción lo hizo atraído por el pensamiento ecologista de Charles Manson y su movimiento basado en los cuatro símbolos de la naturaleza que sustentan la tierra (Air, Trees, Water, Animals – Aire, Árboles, Agua y Animales). Serj encontraba inspiración en las canciones y las entrevistas de Manson, aunque detestaba, lógicamente, sus crímenes.

"Silent my voice, I've got no choice
All the world I've seen before me passing by"

10. “Science”. La ciencia no siempre tiene razón, faltan décadas, si es que alguna vez sucede, para que la propia ciencia tenga respuestas a ideales como la belleza, el amor o la moral. La evolución no siempre trae cosas buenas. En lo musical, ojo al puente arábigo.

"Science has failed our world
Science has failed our Mother Earth"

11. “Shimmy”. Volvemos a la fusión del Metal con melodías de Oriente Medio para hablar del adoctrinamiento de la sociedad a través de la educación.

"I think me, I want life
I think me, I want a house and a wife
I want to shimmy-shimmy-shimmy
Through the break of dawn yeah"

12. “Toxicity”. Tuve unos años en los que no podía para de escuchar esta canción, hoy me ha vuelto el recuerdo de esa época a través de sus acordes. Una vez más, vuelve a tener todo lo que necesita una canción, belleza, fuerza, clímax y resolución. La vida a través de los ojos de una persona con trastorno por déficit de atención.

"Conversion, software version 7.0
Looking at life through the eyes of a tired hub
Eating seeds as a pastime activity
The toxicity of our city"

13. “Psycho”. Canción contra groupies; al contrario que otras bandas, que lo que necesitan son, precisamente, este tipo de fans, ellos afirman que no necesitas acostarte con la banda para disfrutar de su espectáculo. Aquí podemos encontrar el único solo de guitarra del disco, no esperéis un solo de virtuoso, pero sí algo que da sentido a la canción.

"So you want to see the show,
You really don't have to be a ho
From the time you were a
Psycho, groupie, cocaine, crazy"

14. “Aerials”. Retomando los acordes del tema anterior surge una de las maravillas del disco. Grandes arreglos de cuerdas y una temática nuevamente humanista. Enormes las voces armonizadas entre Serj y Daron.

"And we are the ones that want to choose
Always want to play

But you never want to lose"

15. “Arto”. Pista oculta del disco, llamada así ya que un amigo de Daron, Arto Tuncboyaciyan, toca el duduk. Basada en una canción tradicional armenia que se suele interpretar en los funerales.

RockFM