Guns N’ Roses: Un disco creado en cuarentena

Encerrados en una casa a la que denominaron Hell House, Guns N’Roses firmó el mejor disco debut de todos los tiempos: ‘Appetite For Destruction’
ctv-fcv-cover-appetite

Tiempo de lectura: 7’

Llovía a cántaros en todos los frentes de la música. Los años 80’s tenían a Metallica triunfando en el Heavy, Ramones en el Punk, Depeche Mode en la Electrónica, Pink Floyd y The Rolling Stones en Rock, The Police en Pop-Rock y Michael Jackson, junto a Queen dominando la escena en general. Axl Rose quería desbancar a Aerosmith de la cúpula del Hard Rock y se plantó en Los Ángeles para hacer carrera. 

ctv-l3l-guns

Llevaba a su espalda un pasado tortuoso digno de una novela de Stephen King: nació en el seno de una familia muy joven, a los dos años su padre se fue de casa secuestrándolo y abusando de él, cuando volvió con su madre se encontró en el maltrato y abuso de su padrastro, lo que le llevó a convertirse en un joven problemático con más de una treintena de cargos por delincuencia y varios meses en prisión. Poco antes de marcharse a L.A. se enteró de que su padre había sido asesinado en Illinois, y decidió portar el apellido que había perdido a los dos años: Rose. Años antes, en Indiana, había montado una banda llamada A.X.L., de la que adoptó el nombre.
Codearse allí con la jet set musical no le iba a suponer ningún problema, todos buscaban lo mismo: sexo fácil, drogas y convertirse en ídolos del R’N’R. Así conoció a Tracii Guns que lo metió en su banda, los aún desconocidos L.A. Guns, pero pronto se separó para fundar Hollywood Rose. Como todos los caminos eran paralelos Tracii se unió a Rose y juntaron sus apellidos para formar una de las bandas más grandes de todos los tiempos: Guns N’Roses.

El resto lo conocéis, Tracii se fue a triunfar con L.A. Guns y Slash lo sustituyó. Pero antes de convertirse en ídolos de masas las cosas no fueron fáciles. Y es aquí donde llega el confinamiento, por supuesto, una reclusión ‘relativa’ y casi forzada por la situación económica de la banda. Ninguno de ellos tenía un trabajo que les reportara lo suficiente como para pagar un alquiler, por lo que decidieron compartir un piso detrás de Sunset Boulevard, una casa minúscula que ni siquiera contaba con baño propio, tenían que ir a uno comunitario que había a 50 metros. 

ctv-bua-hell-house

Un antro en el que forjaron aún más la leyenda de banda problemática, lo llamaron Hell House; en ella se crearon prácticamente todas las canciones que formarían parte del ‘Appetite For Destruction’. Allí ensayaban a diario durante cerca de 12 horas, el resto del tiempo hacían fiestas con lo más granado de Los Ángeles, bandas amigas, groupies… acabaron vendiendo cerveza a precios más altos para costearse los 400 dólares de alquiler; aprendieron a vivir con menos de 4 dólares al día, robaban de los bolsos de las chicas con las que se acostaban sus compañeros, trapicheaban con heroína y los sábados comían en un comedor social del Ejército de Salvación que daba sustento a los más desfavorecidos. 

El aislamiento acabó cuando Axl se acostó con una menor de edad, que acabó corriendo desnuda por Sunset Boulevard, sus padres pusieron una denuncia por violación a Axl y a Slash, por lo que tuvieron que abandonar la casa para refugiarse con amigos de la banda. Corre el rumor de que la denuncia se retiró porque A. Rose se acostó también con la madre de la chica. Telita.

Esa fue su cuarentena, la que los llevó de vivir con poco más de 3 dólares a vender más de 30 millones de discos en lo que es, de largo, el debut más salvaje de la historia. Eso sí, tuvo que pasar un año hasta que comenzó a hacerse un hueco en la escena, ya que los dos primeros singles, “It’s So Easy” y “Welcome To The Jungle” no fueron suficientes para convencer. Tuvo que salir a la calle “Sweet Child O’ Mine” para poner a trabajar el rodillo de hacer dinero.

ctv-v12-appetite

En ese tiempo tuvieron problemas con la portada, que fue censurada y cambiada por la mítica cruz con las calaveras caracterizadas. La carátula original era obra de un conocido creador del arte Lowbrow, Robert Williams; en ella se ve a un autómata que acaba de violar a una vendedora de unos robots en miniatura denominados Mr. Mini-Mites; saltando la valla un monstruo que hará las veces de justiciero. Para mi una de las portadas más míticas de la historia del rock. El cambio de portada no solo los llevo a crear la identidad de la banda a través de las calaveras, sino que el icónico símbolo de las pistolas y rosas entrelazadas es una de las figuras más representativas de la música. Y no olvidemos de la novedad de introducir la imagen de un guitarrista sin rostro, pero que, solo con un sombrero y el cigarro apareciendo entre la maraña de rizos no tardó en convertirse en otro de los símbolos de la banda. 

EL DISCO

1. “Welcome To The Jungle”. El sonido de guitarra con el que empieza y ese grito en el que Axl declara la guerra son de los mejores comienzos de disco que recuerdo. Las tres guitarras aplastándote como una trituradora de camiones y haciendo que uno de los riffs más famosos del hard rock cobre una dimensión jamás antes escuchada. Para que nos hagamos una dimensión de la locura, tocan un total de once acordes mayores y uno menor. Poco se habla de la melodía y el enorme trabajo vocal de Rose, que en la canción habla de la jungla que es Los Ángeles, y ese momento en el que le atracaron en plena calle y le dijeron la ya mítica frase: “You know where you are? You’re in the jungle… you’ll gonna die”. Tampoco pasan desapercibidos los solos de Slash y los arreglos en los que recrea ambientes salvajes. De las pocas canciones en las que soporto el aporreo al cencerro.

"We are the people that can find whatever you may need
If you got the money, honey we got your disease"

2. “It’s So Easy”. Con esta pista demuestran ser una banda chunga, mezclando sonidos metaleros con escalas arábigas y la voz grave de Axl como algo excepcional en su manera de componer. Es probable que al ser una canción que se creó para tocarla en acústico y convertirla en rock, tenga ese punto oscuro. Escrita por el bajista Duff McKagan y West Arkeen, que también colaboró en la composición de temas como “Patience” o “Yesterdays”, pero que nunca fue miembro de la banda; hablan de lo fácil que era conseguir ligar en aquellos tiempos en los que las groupies se agolpaban en la puerta de sus casas.

"It's so easy, easy
When everybody's tryin' to please me baby"

3. “Nightrain”. Un hard rock de los clásicos, es una pena que el resultado en el disco no haga justicia al cañón que supone la canción en directo. Las guitarras turnan sus solos pacíficamente entre Stradlin y Slash mientras Axl enloquece del todo. Antes de convertirse en leyendas bebían un vino que se llamaba Night Train Express, precio barato-alcohol abundante, lo que les llevó a escribir este tema uniendo las dos palabras para evitar temas legales (en España se habría llamado “donsimón”); parece que, finalmente, los dueños de la empresa pidieron el 30% de los royalties para quedar satisfechos, supongo que no les harían ni puñetero caso.   

"Loaded like a freight train
Flyin' like an aeroplane
Speedin' like a space brain
One more time tonight"

4. “Out Ta Get Me”. La canción más AOR del disco, con coros comerciales y a medio punch en comparación con el resto del disco. Eso sí, un sonido contundente y un solo cortito, pero espectacular

"Some people got a chip on their shoulder
And some would say it was me
But I didn't buy that a fifth of whiskey that you gave me
So I'd be quick to disagree"

5. “Mr. Brownstone”. Una de las grandes joyas, por la interpretación vocal (de su grave más grave a su agudo más chillón), por el riff que mezclan las guitarras, por ese solo que tiembla entre los dedos de Slash; pero no olvidemos el ritmo de batería que nos mantiene en tensión continua. Un día cualquiera en la vida de sus autores: Brownstone es como se conoce en jerga a la heroína, con lo que os podéis imaginar la letra… 

"I used ta do a little but a little wouldn't do
So the little got more and more"

6. “Paradise City”. De esas que te hacen levantarte de la cama aunque te ataque el coronavirus. Yo la usaría como despertador todos los días. No hay nada más excitante que ver como va creciendo la canción, desde ese acorde de sol abierto, pasando por el riff majestuoso, el solo que al principio entra tímido hasta que se convierte en un hachazo, el puente que te va llevando poco a poco a esa aceleración mítica en la que el bajo te destroza por dentro con las guitarras ofreciendo un repertorio descomunal de virtuosismo y oficio. Si con esto no te despiertas, tienes un serio problema. Aunque sigan en la jungla de Los Ángeles, para ellos es un paraíso. 

"You know it's all a gamble when it's just a game
Ya treat it like a capital crime"

7. “My Michelle”.  A un paso entre el heavy y el punk, esta canción habla de una amiga de la banda, Michelle Young; pocas veces una canción que hable de una realidad tan cruda hacen un bien tan grande, ya que gracias a la repercusión que tuvo, Michelle consiguió dejar las drogas y escapar de su decadente estilo de vida. 

"Your daddy works in porno
Now that mommy's not around
She used to love her heroin
But now she's underground"

8. “Think About You”. Claramente influenciados por Aerosmith, Guns N’ Roses muestran sus armas en este hard rock en el que parece que también son capaces de enamorarse. Escrita en por Stradlin antes de formar parte de la banda, por lo que Slash le cede amablemente el solo. Buenrollismo en vena. 

"There wasn't much in this heart of mine
But there's a little left and babe you found it"

9. “Sweet Child O’ Mine”. Es escuchar las primeras notas de la canción y dejar lo que esté haciendo. Y aunque pensaron que la canción iba a ser de relleno para el disco, nada es lo mismo desde que apareció. Todo surgió mientras Slash estaba practicando un ejercicio de técnica de salto de cuerdas, así Stradlin buscó los acordes perfectos y Duff metió un dibujo de bajo que sirvió para que todo surgiera de la nada y, en cinco minutos, tenían la estructura. Después la melodía de voz, en la que Axl se vio influenciado por Lynyrd Skynyrd y los solos de guitarra en los que Slash guarda toda la artillería pesada. Otro tema de amor que Axl dedica a Erin Everly, la que por entonces era su novia y futura esposa (aunque no llegaran al año de casados), hija de Don Everly, de los míticos Everly Brothers. Esto es para degustar con un buen vino.

"Now and then when I see her face
She takes me away to that special place
And if I'd stare too long
I'd probably break down and cry"

10. “You’re Crazy”. Electrizante, con claros tintes mamados de AC/DC. Volvemos al origen del disco, el sexo, en un tema que se construyó en acústico y que después garbarían en ese formato en el ‘G N’R Lies’. Slash ha reconocido que en directo jamás ha tocado el mismo solo, ya que la canción le vuelve medio loco.

"You don't want my love
You want satisfaction
You don't need my love
You gotta find yourself another
Piece of the action"

11. “Anything Goes”. Una mezcla de estilos, posiblemente la canción menos G’N’R del disco, pero con alto potencial. Muy interesantes los efectos de guitarras durante todo el tema. Escrita junto a Chris Weber, con quien Axl compartía su primera banda, Hollywood Rose. Más sexo.

"I've been thinkin' 'bout
Thinkin' 'bout sex
Always hungry for somethin'
That I haven't had yet"

12. “Rocket Queen”. Cuando llegó a L.A., Axl pidió ayuda a una chica, Barbi ‘Rocket Queen’ Von Greif, toda una celebridad en la escena underground de la ciudad. Se obsesionó tanto con ella, que quiso dedicarle esta canción. Los gemidos que se escuchan durante el tema son absolutamente reales, al parecer se llevó al estudio de grabación a la antigua novia de su batería, Steven Adler (que, por cierto, hace un trabajo enorme en este tema), y pasó lo que pasó. No se puede escapar una mención especial al solo de Slash, que me ha tenido fascinado durante muchos años de mi vida. 

"Don't ever leave me
Say you'll always be there
All I ever wanted
Was for you
To know that I care"

RockFM