El robo que determinó el nuevo sonido de Metallica

Aunque hoy no tocarán "Fade to Black", esta canción surgió tras el robo que sufrieron del equipo en 1984, fue la primera power ballad de la banda
Shutterstock

Tiempo de lectura: 2’

Tras un disco arrollador como el 'Kill 'Em All', Metallica salió de gira y se forjó un nombre como una de las bandas más potentes de la escena heavy, tanto que sus fans no entendieron el ligero cambio de rumbo que dieron con 'Ride The Lightning' en 1984. Eso sí, la única pega que pusieron fue que habían incluido su primera power ballad: “Fade to Black” y un medio tiempo instrumental: “The Call of Ktulu”.

Este cambio vino provocado por un suceso que destrozó a la banda, tenían concierto en Boston y habían dejado en la furgoneta con todo el equipo, a excepción de las guitarras y bajos, a las que querían proteger del frío invierno; un enemigo de lo ajeno se apropió de todas las pertenencias que encontró en el vehículo, algo que destrozó a la banda, que no veía aún rendimiento económico tras su primer trabajo.

Hetfield lo recordaba con angustia: “estaba muy deprimido porque nuestro equipo había sido robado, y nuestro mánager nos había echado de su casa por romper cosas y habernos tomado todo el licor de su mueble-bar.” Así surgió la primera balada de la banda, “Fade to Black” con una letra dura que a muchos les presentaba una incitación al suicidio "I have lost the will to live / Simply nothing more to give / There is nothing more for me / Need the end to set me free" ("He perdido las ganas de vivir, simplemente no tengo más que dar, no hay nada más para mí, necesito el final para sentirme libre"). Nada más lejos de la intención de Hetfield que aseguraba haber recibido “muchas cartas de chicos que nos decían que se sentían muy identificados con la canción y de cómo les hacía sentir mejor. Al final todos comprendieron que el cambio de sonido no resultaba tan traumático y abrazaron la nueva versión de Metallica.

Precisamente, la banda se vió reflejada en un suceso que le ocurrió hace cinco años a una banda tributo llamada Blistered Earth que había sufrido un robo similar valorado en 20.000$ , por lo que Metallica decidió echar una mano económicamente, algo que fue recibido como un regalo por la banda, en concreto Shawn Murphy, batería de Blistered Earth afirmaba que “recibimos una llamada de la oficina de Metallica y nos dijeron que estaban intentando contactar conmigo para confirmar quien era. Luego me pusieron en contacto con el mánager de Metallica, quien me pidió que le enviáramos una lista detallada de todo el equipo robado, es bastante guay que hayan decidido hacer esto, es un gesto precioso."

RockFM