El álbum que supuso el cambio de Mötley Crüe, 'Girsl, Girls, Girls', cumple 34 años desde su lanzamiento

El cuarto álbum de la banda de glam metal que marcó un antes y un después para ellos
El álbum que supuso el cambio de Mötley Crüe, 'Girsl, Girls, Girls', cumple 34 años desde su lanzamiento

Tiempo de lectura: 3’

Todos sabemos que la década de los 80's fue decadente y peligrosa para muchos grupos y fans del glam, pero para Mötley Crüe lo fue aún más. Sin embargo, cuando se presentó su cuarto álbum de estudio 'Girls, Girls, Girls', el 15 de mayo de 1987, algo en la banda cambió.

La formación estadounidense ya había conquistado el famoso Sunset Strip. Los glamers saltaron a la fama después de sus primeros tres álbumes 'Too Fast For Love' (1981), 'Shout at the Devil' (1983) y 'Theater of Pain' (1985), todo esto en cuatro años.











Además de su notada participación en el Hear ‘n Aid de 1984, un gran esfuerzo conjunto que realizaron los que por aquel entonces eran las bandas más famosas en la escena del heavy metal, todo ello con el fin de recaudar dinero para mitigar el hambre en África. En este caso, fueron Mick Mars y Vince Neil los que participaron en esta iniciativa de Jimmy Bain (Rainbow y Dio) y Vivian Campbell (Dio, Whitesnake y Def Leppard). Estos dos músicos, junto a Ronnie James Dio compusieron la canción “Stars” de manera exclusiva para este proyecto.

Sin embargo, con la llegada en 1987 del disco 'Girls, Girls, Girls' llegó una transformación completa por parte de la banda: Vince Neil, Tommy Lee, Mick Mars y Nikki Sixx pasaron del maquillaje y la licra al cuero y las motos, marcando el inicio de una nueva etapa al lanzar este nuevo álbum. Por otro lado, Vince Neil pudo dejar atrás un episodio un poco oscuro de su vida relacionado con un homicidio involuntario y una vez superado se pudieron centrar en la música.

Este cuarto álbum de estudio, por supuesto, se vio rodeado de drogas y alcohol, llevando a los músicos a caer en un profundo agujero que estuvo a punto de separar a la banda. Por suerte, finalmente se mantuvieron unidos y siguieron adelante gracias a su música. Para la gira de aquel disco eligieron a una banda que estaba empezando en aquel momento, Guns N' Roses. Una última curiosidad en la que se vio envuelta este disco es que no se sabe muy bien si el LP llegó o no al primer puesto en la lista Billboard de Estados Unidos, porque justo la semana en la que los Mötley iban a alcanzar ese codiciado puesto en la tabla, apareció una tal Whitney Houston, con su segundo álbum titulado 'Whitney' y que entró directamente en el número uno de la lista.

El disco tiene una de las mejores aperturas posibles, un himno sucio que nació bajo el nombre de “Wild Side”, dejando el terreno bien preparado par el resto del álbum. Para muchos, esta es la mejor canción de todo el disco porque cuando la tocaban en directo el público enloquecía. Y en el caso de la canción principal, sigue formando parte de las listas de reproducción en de muchos de los clubes de topless de costa a costa de Estados Unidos.








Como ya relató Nikki Sixx en su libro ‘Los diarios de la heroína. Un año en la vida de una estrella del rock rota’, estuvo muy metido de lleno en su adicción a las drogas durante aquel tiempo, algo que, por ejemplo, inspiró el tema “Dancing on Glass”. Fue durante ese tiempo, unos siete meses después de la salida del cuarto álbum, cuando en mitad de una de las típicas juergas del bajista sufrió una sobredosis, otra más de la larga lista de sobredosis que sufriría durante su rehabilitación. Y es que fue ese el día en el que uno de los paramédicos declaró a Sixx muerto pero, más tarde, le devolvieron a la vida. A pesar de aquel episodio, en cuanto puso un pie fuera del hospital, volvió a un círculo vicioso del que tardó muchos años en salir.





El tercer single del disco fue “You’re All I Need”, la obligada balada que todos los álbumes debían tener. Aunque si rompemos una lanza a favor del grupo, se trata de una canción con mucha potencia y acompañada de una increíble música que se impulsa gracias al piano. Eso sí, la parte de la letra no va tan en paralelo con el resto de la canción y digamos que no es que se esperaba de una balada. El videoclip que sacaron poco después para promocionar la canción fue finalmente prohibido por la MTV.





Y si en casi todos los discos hay alguna canción que nos chirría un poco, ese es el caso de “Nona”. Una canción escrita para y sobre la abuela de Sixx, un bonito homenaje a la mujer que crió al bajista y falleció justo cuando estaban escribiendo el álbum. Y decimos que chirría no porque sea mala, todo lo contrario, el problema es que escuchando el resto de un disco lleno de sordidez, desenfreno, obscenidades, etc., “Nona” se sintió un poco fuera de lugar. Y para completar el resto de este imprescindible LP del grupo, nos quedan “Bad Boy Boogie”, una canción repleta de ritmos de blues. “Five Years Dead”, el tema más rockero y, por supuesto, la alocada y caótica ”Sumthin’ For Nothing”.

‘Girls, Girls, Girls’ no llegó a ser el mayor éxito comercial de la banda, pero está claro que les ayudó a mantenerse unidos y sobre todo, la razón para vivir un día más, literalmente.


RockFM