Bill Ward se sincera: este fue el motivo por el que dejó Black Sabbath minutos antes de un concierto en 1980

El batería de Black Sabbath dejó la banda a mitad de un show, sorprendiendo a todo el mundo
Bill Ward se sincera: este fue el motivo por el que dejó Black Sabbath minutos antes de un concierto en 1980

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista para el podcast de Eddie Trunk (transcrita por Ultimate Guitar), el batería original de Black Sabbath, Bill Ward, ha explicado los motivos por los que, en 1980, dejó a la banda “tirada” a mitad de su gira, sorprendiendo a sus compañeros al montarse en su bus y volver a casa sin mediar una sola palabra con nadie, con los problemas logísticos que eso conllevaba.


La banda, en aquel punto, Black Sabbath ya había despedido a Ozzy Osborune en 1979 y había comenzado su nueva etapa con Ronnie James Dio a la voz, con quien publicaron 'Heaven and Hell' en 1980. Fue justo en el tour de presentación de este álbum cuando Bill desapareció.


Hasta ahora, hemos podido escuchar cómo lo vivieron sus compañeros, en particular Tony Iommi, pero, ahora, es el propio batería el que cuenta la historia en primera persona:


“Sí... Cuando salimos al escenario, me di cuenta de que me costaba mucho tocar los temas de Black Sabbath con Ronnie James Dio al frente. No estoy diciendo que tuviera ningún problema personal con Ronnie, simplemente era distinto y me costaba aceptar que eso iba a ser lo normal, la nueva normalidad, especialmente cuando tocábamos temas como 'Black Sabbath' y cosas así”.


“Lo hacía lo mejor que podía sobre el escenario, pero seguía costándome mucho. Creo que mi mayor problema fue que no estaba siendo honesto con nadie en absoluto. Estaba bebiendo más, pero no estaba siendo sincero”.


“Así que, en cualquier caso, mi parte de la culpa fue que no fui lo suficientemente sincero con todo el mundo. Tenía que haber explicado las cosas con las que me estaba encontrando dificultades. Creo que Ronnie, más que nadie, hubiera dicho: 'Simplemente cuéntanoslo como es, Bill'”.


“Esa era la persona que él era. Así que, en ese aspecto, esa fue una de las dificultades que me encontré cuando estábamos en la carretera. Esto me hizo llegar hasta un punto en el que, además, no podía dejar de beber”.


“Llegué a ese punto en mi alcoholismo en el que beber se convirtió en lo más importante, y nunca antes había cruzado esa línea en todos los años que llevaba de gira. De verdad, con todo lo que hicimos, nunca antes había llegado al punto en el que el alcohol fuera lo más importante”:


“Por desgracia, pasé ese límite. Creo que sucedió en Indianapolis, fue uno de los peores momentos de mi vida, además de uno de mis mayores arrepentimientos, de los que pasé página. Ni siquiera pude tocar en aquel concierto, me marché. Eso fue algo horrible por mi parte. Es algo que me pesa y que no sé cómo compensar o si puedo hacer algo al respecto”.


“He pedido perdón suficientes veces, me he arrepentido... Lo único que puedo hacer es intentar no volver a repetir nada parecido nunca más”.


“He estado viviendo con otro estilo de vida durante 37 años y espero que eso signifique algo para cualquiera que pueda estar escuchando esto, al menos en los términos de cómo intento hacer las cosas”.


“Intenté compensarlo cuando hicimos aquella gira de reunión, intenté tocar lo mejor posible y tener algo de credibilidad para enmendar los errores que cometí”.


Más de cuatro décadas después de aquel episodio, estamos seguros de que los ex-miembros de Black Sabbath le perdonarán aquel desafortunado traspiés a Bill Ward.

RockFM