Rob Halford se sincera sobre el “mensaje subliminal” que casi acaba con la carrera de Judas Priest

En 1990, se acusó al tema Better By You, Better Than Me de ser responsable del intento suicidio de dos adolescentes
Rob Halford se sincera sobre el “mensaje subliminal” que casi acaba con la carrera de Judas Priest

Tiempo de lectura: 2’

En una nueva entrevista para 95.5 KLOS (transcrita por Ultimate Guitar), el cantante de Judas Priest, Rob Halford, ha recordado el juicio que tuvo que afrontar la banda tras se acusados de introducir mensajes subliminales en la canción “Better By You, Better Than Me”, una versión publicada en 1978 del clásico de Spooky Tooth, originalmente firmado en 1969.



La acusación afirmaba que la canción había influenciado a un par de jóvenes de Sparks, Nevada, para hacer un pacto de suicidio en 1985. Uno de ellos perdió la vida. El juicio dejó a la banda marcada y, aunque al final, el juez concluyó que, de existir un mensaje subliminal, no era posible que el tema hubiera impulsado a nadie a suicidarse, la carga moral que implicaron las acusaciones pesó sobre Judas Priest durante mucho tiempo.

Los días previos a las navidades de 1985, un joven de 19 años llamado James Vance, vio cómo su mejor amigo, Ray Beknap, se quitaba la vida disparándose con una escopeta a las afueras de una iglesia. Justo después, Vance repitió el mismo acto, aunque no murió, sino que sufrió graves heridas que le dejaron seriamente desfigurado. Después, Vance afirmó que sus acciones vinieron motivadas por la música de Judas Priest, provocando que su familia demandase a la banda.

Vance afirmó que tanto él como su amigo estaban escuchando Judas Priest cuando "de repente, nos llegó un mensaje suicida y nos cansamos de la vida". En una carta escrita a la madre de Belknap, el chico afirmó lo siguiente: "Creo que el alcohol y el heavy metal, con bandas como Judas Priest, nos hicieron estar hipnotizados".

Ahora, Rob Halford se ha sincerado sobre cómo la política influyó en que se celebrase aquel juicio:

“Fue un momento duro porque todo el asunto se estaba politizando, y estaba incluyendo un montón de elementos de azar en la ecuación”, recuerda ahora Halford.

“La realidad es que dos jóvenes eran muy fans del heavy metal, les encantaba Judas Priest, pero venían de unas familias muy disfuncionales y se perdieron, se acabaron perdiendo... es una pena”, dice el cantante. “Se perdieron en el lugar en el que estaban y les pasó algo horrible, pero nos dimos cuenta de que la acusación del caso venía de un colectivo bastante... Voy a decir que de derechas”.

“Había una agenda para luchar contra nuestra banda. No les gustaba nuestra música, no les gustaban nuestras letras, la forma en la que lucíamos, no les gustaban nuestros fans. Simplemente nos odiaban, tío”.

“Así que nos llevaron a juicio, no solo por la estúpida idea de que la música tenía esos ridículos mensajes subliminales, sino porque no les gustaba Judas Priest”, admite Halford. “Tuvimos que luchar y además mucho, en aquel juzgado cada día durante un mes, y salimos bien”.

“El juez no hizo borrón y cuenta nueva, como suelen decir, pero sentimos que tuvimos nuestro día. Y sobrevivimos como tantas otras bandas que han sido atacadas por elementos extremistas”.

“Tienes que luchar. La vida no es fácil, pero hay que pelear por las cosas en las que crees, y eso es lo que hicimos: perseveramos y salimos adelante juntos”.

El que también "ayudó" a que la banda consiguiera ganar el juicio fue Frank Sinatra.


RockFM