Chicago, drogas en la nevera y un juicio: la verdadera historia de 'The Spaghetti Incident?' de Guns N' Roses

No, el nombre no viene de una batalla de comida 
ctv-qqo-file-216cacb0-c9de-a6c4-3948-a5488bddc880

Tiempo de lectura: 3’

A lo largo de los años, no han sido pocas las teorías sobre el nombre del disco de Guns N' Roses de 1993, 'The Spaghetti Incident?'. Mucha gente lo ha atribuido a una batalla de comida entre Axl Rose y Steven Adler pero la realidad es que el nombre no tiene nada que ver con un buen plato de pasta con tomate, sino, como tantas veces, con una de las alocadas anécdotas de la banda. 

Todo comenzó cuando, en 1989, Aldler, Slash y Duff McKagan se dirigieron a la ciudad de Chicago con la esperanza de que les llegara la inspiración para componer nuevos temas tras el éxito de su disco de debut, 'Appetite for Destruction'. ¿Por qué esta ciudad y no otra? Pues básicamente porque Axl se encontraba en Indiana y, cuando fuera a componer con la banda, quería poder estar cerca de casa. Mientras le esperaban, los componentes restantes del grupo se alojaron en una de las partes más fiesteras de la ciudad, Wrigleyville, cerca de Wrigley Field, la zona de vida nocturna de Chicago, un sitio un poco peligroso si lo que quieres es relajarte y componer. 

La banda alquiló un estudio justo encima de uno de las mejores salas de concierto de toda la ciudad y alquiló un par de pisos en la zona anteriormente mencionada. Entre los dos lugares la distancia se podía medir en bares más que en metros. Desde el mediodía hasta bien entrada la tarde, la banda se metía en el estudio a componer y, después, salían de fiesta. Aunque, en aquella época, Guns N' Roses era una gran banda, en aquella localidad no eran, todavía, demasiado famosos, así que podían campar a sus anchas sin tener que preocuparse de que les molestasen fans enloquecidos. 

Durante aquellos días no se escribieron demasiadas canciones más allá de “Estanged”, “Bad Apples” y “Garden of Eden”, lo demás fueron fiestas salvajes, resacas y poco trabajo. Lo cierto es que Slash se bebía casi dos litros de vodka al día, comenzando por la mañana y acabando por la noche. Para el guitarrista, su primera “comida” usual del día, al que él llamaba “el desayuno de los campeones”, era una copa con un 85% de licor, algo de hielo y zumo de arándanos. 

Aunque se lo estaban pasando bastante bien, tras dos semanas en la ciudad, Axl todavía no había llegado y sus compañeros de la banda comenzaron a enfadarse mucho. Sin cantante, amigos ni interés en la ciudad, los miembros de Guns N' Roses comenzaron a aumentar la intensidad de la segunda cosa que mejor sabían hacer en aquel momento, beber. 

El que peor estaba, de lejos, era Steven Adler, que acabaría siendo despedido de la banda por su uso continuado de drogas. El batería, en aquel entonces, tomaba muchísima cocaína y crack y, como no tenía otro sitio donde guardar su alijo, lo dejaba en la nevera. Su código para referirse a él era “spaghetti”, dado que aquella ingente cantidad de droga compartía espacio con todos los contenedores de grasienta comida italiana que la banda comía a domicilio cada día. 

Un año después, Adler demandó a la banda una vez formalizado su despido. Duff McKagan fue llamado a testificar, uno de los abogados, con gesto serio, le dijo: “Señor McKagan, cuéntenos más sobre el incidente de los espaguetis”. El bajista no se pudo contener y comenzó a reírse. 

Cuando leyó la transcripción del juicio, una frase destacaba entre todas: “the spaghetti incident?”. El signo de interrogación lo hacía todo aún más absurdo y se le quedó al bajista en la cabeza. Tiempo después, cuando Guns N' Roses se dispuso a grabar su disco de versiones, aquella frase volvería a él y acabaría como título del álbum. 

RockFM