Jimi Hendrix: pequeño gran legado

Dos años antes de su muerte, Jimi Hendrix grabó entre Londres y Nueva York una de las obras cumbre de la guitarra: ‘Electric Ladyland’
Jimi Hendrix: pequeño gran legado

Tiempo de lectura: 10’

Por primera vez en Discazo, repetimos artista, pero es que la fecha lo merecía, ya que llevar 50 años sin Hendrix, es una de las peores desgracias que ha sufrido el rock; ¡qué obra tendríamos hoy en día si sus tres primeros trabajos conforman el ABC de todo guitarrista!. Ya analizamos su 'Are You Experienced' y hoy nos lanzamos con su obra cumbre, un trabajo que no tiene tantos hits como el primero, pero que en esencia puede superar a su ópera prima, dependerá de gustos. Lo que está claro es que Jimi sigue, hoy en día, ocupando el puesto más alto de la torre de los grandes guitarristas por muchos motivos: su vocabulario de blues/jazz, su forma de frasear, la elegancia de su técnica, sus composiciones, el sonido que inventó, la extravagancia de sus performances y un millón de cosas más que podréis notar solo con darle al play o ver una de sus actuaciones.

ctv-oha-jimi

Hay, por otro lado, un hecho irrefutable en el haber promiscuo de la figura de Hendrix, y es que, al margen de ser considerado por su séquito mundial como un personaje tremendamente sexual, sus amantes lo ensalzaban por sus artes amatorias, pero también por el tamaño de su pene, tanto es así que Cynthia “Plaster Caster” Albrittron, una estudiante de escultura de 19 años hizo carrera gracias a inmortalizar su miembro en molde de yeso, tras Jimi llegaron otras 69 estrellas del rock que se ofrecieron a formar parte de su bizarra exposición, entre los que se encontraba su bajista, Noel Redding, quien también sucumbió a sus encantos.

Casos como éste son los que nos deja un legado de groupies gigante, a las que él mismo quiso rendir homenaje bautizándolas como Electric Ladies, apodo que, posteriormente, inmortalizaría en el título del disco, que por error se convirtió en ‘Electric Ladyland’ y no ‘Electric Lady Land’, tal y como Hendrix especificó a los diseñadores. También hubo problemas con la portada, en la que él quería una de las fotos que aparecen en el interior del trabajo con los tres miembros sentados sobre la estatua de Alicia en el País de las Maravillas de Central Park, y que había sacado la futura esposa de Paul McCartney, Linda; sin embargo la compañía decidió poner una foto borrosa de Jimi cantando en el Teatro Saville de Londres (lo que hoy es el Cine Odeon Covent Garden), mientras que en la mayor parte de Europa se vendió con una fotografía en la que aparecían una veintena de mujeres completamente desnudas, lo que le costó la censura en gran parte del continente; Francia y Países Bajos, por su parte, hicieron su propia portada con un diseño de Alain Dister.

ctv-y3n-01jimihendrixs-electric-ladyland-album

El trabajo se grabó en varios estudios entre Londres y Nueva York y, aunque Jimi era muy dado a invitar a todos sus amigos músicos a las sesiones, su perfeccionismo era tal que supuso un problema para Chas Chandler, quien, al igual que en sus dos anteriores trabajos, iba a ser el productor, por lo que fue Jimi tomó las riendas de la producción. No fue el único que lo pasó mal durante el proceso, su bajista, Noel Redding, que quería sacar adelante su propia banda Fat Mattress, no se involucró del todo en la grabación, por lo que Jimi tocó el bajo en seis canciones del disco, lo que acabó por separar la banda y crear Band of Gipsys con varios músicos que participaron en este trabajo.
Es el primer disco de Hendrix que se graba completamente en estéreo, pero en este caso va más allá, ya que cuando llegó a Record Plant Studios en Nueva York para acabar las sesiones, vio que el ingeniero tenía pantallas rodeando toda la sala, tanto le gustó que quiso pasar del típico L-R a ese sonido surround tan especial que nos envuelve y empapa en la mayoría de las canciones.

La psicodelia se fusiona como nunca lo había hecho con el blues y el trabajo compositor, tanto la lírica como la música, de Jimi, es sorprendente. Aunque se escuche alguna percusión electrónica, el resto es fruto de horas y horas de trabajo duro, las mezclas fueron fundamentales para incluir los diferentes efectos que dan a ‘Electric Ladyland’ esa “dura calidez” que le caracteriza.

Su publicación supuso división de opiniones en la crítica (aunque los que disentían en un principio rectificaron tiempo después), pero eso no impidió que se convirtiera en número uno en Estados Unidos y número seis en Reino Unido, permaneciendo en ambas listas durante varias semanas.

EL DISCO

1. “…And the Gods Made Love”. Comienza el disco como diciendo: me importa un carajo lo que opines, esto va a ser como yo quiera que sea. Y así es, un instrumental ambiental que sabía que se iba a criticar y por eso lo metió el primero. Un sonido como de trueno y la voz incomprensible de los dioses creando el amor. Loops invertidos creando un ambiente espacial único.

2. “Have You Ever Been (To Electric Ladyland)”. Sensualidad por todos los poros con una mezcla soul y blues, que muchos creen influencia de Curtis Mayfield. Quiere con este tema abrirnos las puertas de Electric Ladyland, un lugar donde la promiscuidad impera sobre todas las cosas, algo que siempre defendió Hendrix, que es quien toca en toda la pista bajo, guitarra y voces, acompañado a batería y percusión por Mitch Mitchell. Aunque la guitarra suena increíble, el bajo es el motor que marca la diferencia. Muchas voces en falsete o al natural sugieren un canto de sirena que te lleva a esa dualidad que adora Hendrix: bien/mal, mujer/hombre…

The magic carpet waits for you, so don't you be late
Oh, (I want to show you) the different emotions
(I want to run to) the sounds and motions
Electric woman waits for you and me

3. “Crosstown Traffic”. Antes de que acabe la canción anterior comienza la intro de batería y el riff vocal que nos sorprende durante todo el tema. Para mí, una de las más divertidas del trabajo y en la que, además, Jimi se atreve a tocar el piano y un kazoo improvisado con un peine y papel de seda para acompañar a los coros. Compara en la letra a una chica que le gusta con el tráfico en hora punta. Me encanta el trabajo de la batería.

All you do is slow me down
And I'm trying to get on the other side of town


4. “Voodoo Chile”. Aquí es donde llega el momento de guitarra que todo el mundo esperaba. Mucho más que un blues, una sesión de improvisación llevó a Hendrix a invitar al estudio a varios músicos con los que había compartido escenario; como Redding no se encontraba en el estudio, fue el bajista de Jefferson Airplain, Jack Casady (en los créditos del disco Hendrix pone Cassidy, supongo que por equivocación) quien se enfundó este instrumento, mientras que Stevie Winwood (Traffic) fue el encargado del increíble teclado que se escucha durante los 15 minutazos de la canción, en la que nos hace un tour por los diferentes estilos de blues, partiendo de la estructura de su “Catfish Blues” que homenajeaba a Muddy Waters. Toca todos los palos: delta blues, electric blues, psicodelia e incluso jazz. Es el mismísimo orden del caos lo que se puede apreciar en este pasaje. En la letra hace un repaso también a los grandes temas del blues de dioses como Muddy Waters, mientras combina imágenes de ciencia ficción, una de sus grandes pasiones. Los aplausos y el jaleo de fondo fueron grabados en estudio para simular un ambiente de jam session. Los intercambios de frases entre el teclado y la guitarra son pura energía y el solo de Mitchell a la batería una demostración de técnicas de la que muy pocos pueden presumir. Aunque la idea base es la misma, no debemos confundir esta canción con el “Voodoo Child (Slight Return)” que aparece al final del disco y que fue la que se convirtió en una de las más importantes de la carrera de Hendrix. Podéis comprobar también que el título cambia en la “d” del final de Child aunque el significado sea el mismo; eso sí, no se trata de un error de imprenta, sino de algo totalmente premeditado.

The night I was born
I swear the moon turned a fire red
Well my poor mother cried out "Lord, the gypsy was right!"
And I've seen her, fell down right dead

5. “Little Miss Strange”. Noel Redding compuso este tema al que Jimi puso letra. La estructura parecida a otra canción de Noel, “She’s So Fine” que incluyeron en ‘Axis: Bold as Love”. En ella Noel toca la guitarra acústica y comparte voz principal con Mitchell. Un tema curioso que habla de otro de los temas recurrentes de Jimi: los sueños, a los que otorga vida propia a través de esta y otras canciones de su carrera como “Purple Haze” o “Voodoo Child”.

Little miss strange came out of the darkness
Walked across my head, I stood beneath the light
I'm talking about the dream I had the other night

6. “Long Hot Summer Night”. Fantástico comienzo y una de esas canciones que va ganando enteros cuanto más la escuchas, a pesar de no ser de lo mejor del disco. Es una pena que, habiendo contado con el piano del enorme Al Kooper, no se escuche más que en muy contados pasajes. Una letra surrealista con un bajo marca Hendrix.

There were three sugar walls and-a two candy cane windows
But the serious moon melted all those in sight (all those in sight)

7. “Come On (Let the Good Times Roll)”. Primera de las dos versiones que se incluyen en el trabajo, esta de Earl King, en la que ofrece una revisión más rockera y con un solo electrizante. Aseguran que fue incluida para completar el disco, como si 15 canciones no hubieran sido suficientes… Fue la última canción que se grabó y se hizo en una sola toma, algo que se puede apreciar en la ejecución con pequeños fallos en varios momentos, pero que humanizan a todo un dios.

I love you, baby, like a miner loves gold
Come on, sugar, let the good times roll

8. “Gypsy Eyes”. Menuda forma de combinar riffs de guitarra con voz, una de las marcas a las que nos tiene acostumbrados. Una muestra más de que el talento de Jimi no tenía límites; hasta 15 veces había intentado dar con el ritmo adecuado de esta pista, pero fue la última la que dejó a todo el mundo extasiado con ese inicio tan espectacular replicando a la guitarra lo que hacía con la melodía principal. El hechizo de la mujer con ojos de gitana me afectó a mí también.

I've been searching so long, my feet, they painfully lose the battle
Down against the road my weary knees take their place
Off to the side I fall, but I hear a sweet call
My gypsy eyes has found me and I've been saved

9. “Burning of the Midnight Lamp”. Estaba previsto que este tema formara parte de su disco anterior, sin embargo, Jimi no estaba contento con el resultado y terminó de construirla durante sus viajes en las giras, eje principal sobre el que basa la letra. Se grabó mucho antes de que comenzaran a ensayar el trabajo y en ella se puede escuchar, por primera vez, un símbolo característico de Hendrix, el wah-wah tocado con el pie (en trabajos anteriores solo se podía usar con las manos en la postproducción). Es él mismo quien toca el clavicémbalo y el coro de The Sweet Inspirations quien aporta los coros (en él participaba Emily "Cissy" Houston, madre de Withney Houston). Una de las grandes maravillas de ‘Electric Ladyland’.

The morning is dead, and the day is too
There's nothing left here to lead me but the velvet moon

10. “Rainy Day, Dream Away”. La segunda parte del disco comienza con cuatro colaboradores extra: Mike Finnigan al teclado, Freddie Smith al saxo tenor, Larry Faucette a las congas y Buddy Miles a la batería, con ellos compartirá esta y “Still Raining, Still Dreaming”, lo que en un principio iba a ser una sola pista tocada a modo de jam, lo acabaron dividiendo en dos temas independientes; precisamente es Miles quien sustituirá a Mitchell tras la disolución de la Experience por la marcha de Redding. Un jazz con tintes blues compuesto a raíz de la cancelación de uno de los conciertos que tenía en el Miami Pop Festival por culpa de las fuertes lluvias. Ojo que no lleva bajo, pero Finnigan es quien cumple a la perfección con el cometido de la base rítmica. Momentos hablados y cantados, pero no es la voz ni lo que cuenta lo que realmente importa en este tema. Colosales los momentos del final con una guitarra que habla y se responde a sí misma.

Rainy day, dream away
Ah let the sun take a holiday
Flowers bathe an' ah see the children play
Lay back and groove on a rainy day

11. “1983… (A Merman I Should Turn to Be)”. Tengo un dilema con esta canción, depende del momento puedo amarla o puedo odiarla; precisamente es lo más especial de Hendrix, que hizo un tema de 13 minutos en el que hay momentos de brillantez y momentos de oscuridad en los que lo mejor es dejarse llevar, no tratar de entender lo que está ocurriendo, simplemente interiorizarlo. La historia futurista nos muestra una batalla, la que libran el bien y el mal que aludía en “Have You Ever Been (To Electric Ladyland)”, tras la batalla, Jimi decide ir a vivir con su chica al lugar donde nace la vida, al mar. Lo extraño llega en la parte instrumental, que se puede ver como un viaje al fondo de los océanos; guitarras y flautas de Chris Wood (Traffic) sonando al revés, ruidos de campanas y gaviotas y una batería que tiene un momento mágico; la guitarra de Jimi pasa del blues al jazz y, por supuesto, a la psicodelia. Sin duda su tema más experimental.

So, my darling and I make love in the sand
To salute the last moment ever on dry land
Our machine has done its work, played its part well
Without a scratch on our bodies and we bid it farewell

12. “Moon, Turn the Tides… Gently Gently Away”. Recoge el testigo de la anterior pista esta de corte ambiental para enlazar con la siguiente canción.

13. “Still Raining, Still Dreaming”. La continuación de “Rainy Day, Dream Away” con la misma banda. Un portento de canción, más rockera y con el músculo wah-wah perfectamente preparado para la batalla.

Rainy day, rain all day
Ain't no use in getting uptight
Just let it groove its own way
Let it drain your worries away

14. “House Burning Down”. Aquí comienza el apoteósico final del disco, con un tema de múltiples ritmos que nos va metiendo en la guerra de Vietnam, otra de las canciones principales de la obra de Hendrix. La guitarra grita, la batería rompe moldes y el bajo, tocado por Jimi, acompaña en lo que parece algo sin esfuerzo, pero que alcanza la perfección.

So, I finally rode away but I'll never forget that day
Because when I reached the valley, I looked way down cross the way
A giant boat from space landed with eerie grace
And came and taken all the dead away

15. “All Along the Watchtower”. Una de esas canciones que he llegado a escuchar cientos de veces y cada vez que lo hago me parece aún mejor. El gusto con el que Hendrix toca en esta pieza es recordado por los amantes de Jimi y los de Dylan, quien vio como su canción, no solo mejoraba, sino que se convertía en un clásico que él mismo comenzaría a tocar al modo Hendrix, tanto que cada vez que la toca lo ve como un homenaje a Jimi. La forma de concebir la canción fue cambiando a medida que las grabaciones evolucionaban y necesitaban más arreglos, doblar partes de guitarra y añadir elementos como la percusión que incluyó Brian Jones (The Rolling Stones) y la guitarra de doce cuerdas de Dave Mason. Decidieron sacar el single como adelanto del trabajo y se convirtió en el primer sencillo en estéreo en entrar en el Top 5 de las listas británicas. Su relación con Noel estaba en declive y mientras se fue a tomar unas cervezas a un bar cercano al estudio, Jimi aprovechó para grabar la parte del bajo de la canción, algo que no gustó demasiado Redding, que abandonaría la banda poco después. No hay discusión en considerar este tema como uno de los mejores de la historia del rock, gracias, entre otras cosas, al solo que precede a la última estrofa. Por supuesto, la letra de Dylan es oro puro.

"No reason to get excited"
The thief, he kindly spoke
"There are many here among us
Who feel that life is but a joke

16. “Voodoo Child (Slight Return)”. Una de las canciones que más gusta versionar a los mejores guitarristas del mundo (Stevie Ray Vaughan, Eric Clapton, Steve Vai, Satriani…) y uno de los temas que más ha engrandecido la figura de Hendrix. A diferencia de la versión jam, esta está muy bien estructurada, pero deja espacio para la improvisación, y nos muestra uno de los solos más recordados y votados como los mejores de la historia. Sus scratches en guitarra, el lenguaje visceral de sus solos, el sonido único del wah-wah, la fuerza del riff y la banda que lo acompaña: todo es el resultado único de esta maravilla. Es la última canción que tocó en vivo en Alemania, 12 días antes de morir y se lanzó como single después del trágico evento, convirtiéndose en el único número uno cosechado por Hendrix.

Well, I stand up next to a mountain
And I chop it down with the edge of my hand
Well, I pick up all the pieces and make an island
Might even raise a little sand

RockFM